Has comprado tu flamante móvil hace poco más de dos años y hasta ahora no te ha dado problemas, pero últimamente tienes la sensación de que tu móvil funciona cada vez más lento. Ya no está en garantía, y su fabricante ha dejado de actualizar el sistema operativo, aunque sigue ofreciendo parches de seguridad. ¿Eres tú, o de verdad tu teléfono funciona cada vez peor?

La situación se repite siempre de la misma forma. La última versión Android 8.0 Oreo ya no es compatible con tu teléfono. Las apps tardan más en cargar, WhatsApp se ralentiza cuando mantienes varias conversaciones a la vez, y los vídeos de YouTube van a golpes cuando más de dos apps funcionan en paralelo. Y para colmo, la batería se agota cada vez más rápido.

Vamos a echar un vistazo a las diez razones por las que tu smartphone viejo funciona cada vez más lentoy cómo podemos solucionarlo. Eso sí, los milagros están descartados…

1. Sugestión

Todos los días vemos en las webs tecnológicas anuncios de nuevos modelos de smartphones cada vez más potentes, con nuevas funciones maravillosas: reconocimiento facial, pantalla sensible al tacto, realidad aumentada, sensor de huellas ultrarrápido…  Y mientras, nosotros aún tenemos que desbloquear el viejo móvil introduciendo un código de números.

Se estrena un juego o una app maravillosa, la descargas en tu viejo smartphone, y funciona a cámara lenta, o algunas funciones no están disponibles.

Sin que te des cuenta, de forma inconsciente, comienzas a asumir que tu móvil funciona más lento porque es viejo. Puede que una app nueva vaya lenta porque usa funciones del sistema operativo que tu no tienes, o porque funciona mejor con más núcleos. O a lo mejor tu router está un poco lejos, el WiFi no llega correctamente, y ralentiza el uso de las apps que funcionan en la nube. No es que tu smartphone vaya más lento que antes, pero nos sugestionamos por la presión del mercado y la publicidad, y cuando hay un problema puntual asumimos que es porque el móvil es viejo, y no por otra causa.

Pero aunque la sugestión está ahí, sí existen causas que hacen que un smartphone viejo funcione más lento.

2. La batería, tu mayor enemigo

El principal arma de la obsolescencia programada en la tecnología moderna es la batería. Por su propia naturaleza, las baterías se gastan con el tiempo. O bien se agotan más rápido o no suministran el voltaje suficiente, lo que da lugar a reinicios inesperados.

Esto es inevitable, pero a veces se usa como excusa para invitar a los usuarios a que tiren su smartphone viejo y se compren uno nuevo. Por ejemplo, utilizando baterías de baja calidad, o que no son extraibles, o poniendo un precio alto a la batería de repuesto, para que compense más comprar un móvil nuevo.

La última polémica con las baterías está protagonizada por la mismísima Apple, que ha tenido que pedir perdón por reducir la velocidad de los iPhone antiguos sin avisar a los usuarios, para esconder que las baterías viejas no suministran el voltaje suficiente y pueden reiniciar bruscamente el iPhone. En Francia ya están investigando si se trata de un caso de obsolescencia programada encubierta para animar a comprar un iPhone 8 o un iPhone X.

Si tu batería tiene más de dos años y la has recargado todos los días, es probable que pronto comience a dar síntomas de agotamiento.Comienza a rastrear ofertas…

Comprueba también la ventilación. Si la funda del móvil retiene el calor el exceso de temperatura hará que el procesador funcione más lento.

Otras componentes del móvil como el procesador, la memoria o el almacenamiento, no se degradan con el tiempo. Pueden fallar y estropearse, pero no pierden rendimiento.