Drones Tecnología

Un dron estudia con éxito un peligroso volcán activo en Guatemala

volcan

No hace falta ser un genio para imaginar los problemas que plantea el estudio de volcanes activos. Los drones pueden ser potentes aliados para su exploración, tal y como se desprende de una exitosa investigación alemana en Guatemala.

Científicos alemanes decidieron apostar por drones para el estudio de cráteres volcánicos activos. Debido a la difícil accesibilidad y al alto riesgo de colapso o explosión, la obtención de imágenes de volcanes activos ha sido hasta ahora un gran desafío en materia de vulcanología pero ahora, la tecnología puede echarnos un cable para sobrevolar, explorar y captar imágenes de estos lugares.

Los drones de reparto gastan 10 veces más energía que las furgonetas

Investigadores de Edgar Zorn del Centro de Investigación de Geociencias de Alemania GFZ en Potsdam acaban de publicar los resultados de una serie de vuelos repetidos con cámaras ópticas y térmicas en el volcán Santa María en Guatemala. Los drones se emplearon para estudiar el domo de lava, un tapón viscoso que muestra movimientos en dos escalas de tiempo diferentes: expansión y crecimiento lentos y extrusión rápida de lava viscosa.

El dron utilizado para la misión es un quadcopter DJI Phantom 4 Pro con una cámara de imagen térmica FLIR TAU 2.

imagen volcán

“Hemos equipado un dron con diferentes cámaras”, explica Edgar Zorn, primer autor del estudio, tal y como recoge Eureka Alert. “Luego volamos el dron sobre el cráter a varios intervalos, midiendo los movimientos del flujo de lava y un domo de lava utilizando un tipo específico de fotografía estéreo con una precisión nunca antes vista“.

Al comparar los datos del dron, los investigadores determinaron la velocidad del flujo, los patrones de movimiento y la temperatura de la superficie del volcán, todos ellos parámetros fundamentales para predecir el peligro de volcanes explosivos. Los investigadores también lograron derivar las propiedades de flujo de la lava a partir de estos datos.

“Hemos demostrado que el uso de drones puede ayudar a volver a medir por completo incluso los volcanes más peligrosos y activos de la Tierra desde una distancia segura”, continúa Edgar Zorn.

Las emisiones humanas de CO2 multiplican por 100 las de todos los volcanes

Las dos cámaras del dron utilizadas en el cono volcánico Caliente del volcán Santa María pudieron tomar fotos de alta resolución por un lado e imágenes térmicas por el otro. Utilizando un algoritmo informático especial, los investigadores pudieron crear modelos 3D completos y detallados a partir de estas imágenes, obteniendo como resultado un modelo 3D de topografía y temperatura del volcán con una resolución de solo unos pocos centímetros.

El desafío en cuanto se sustituyan las misiones humanas por drones radica en el procesamiento posterior de los datos obtenidos por los aparatos y el cálculo de los modelos 3D, que deben colocarse con exactitud para establecer comparativas, requiriendo un trabajo minucioso y detallado. Seguramente la exploración del volcán Santa María de Guatemala siente el precedente para futuras exploraciones volcánicas.

El artículo sobre el estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.