Un coche incendiado siempre es una gran peligro, porque el fuego puede propagarse a otros coches. Y la combustión de materiales es tóxica, lo que agrava el problema si el incendio transcurre en un túnel, un parking de un centro comercial, o un garaje.

Los nuevos coches eléctricos no mejoran el problema, pues el agua no se lleva bien con la electricidad. Una empresa llamada Bridgehill ha encontrado la solución. Ha creado una manta que apaga los incendios de coches en 10 segundos, sin agua.

El resultado es bastante espectacular. Puedes verlo en este vídeo de un coche ardiendo en un túnel:

Existen muchas mantas antiincendios, pero Bridgehill Car Fire Blanket, que es como se llama el invento, es la más grande del mundo, ya que no solo sirve para apagar incendios de coches. Existen versiones para cubrir casas completas.

Aunque no lo parezca, los incendios de coches son bastante comunes. Solo en el Reino Unido se incendian 100.000 coches al año, según estadísticas de Bridgehill.

Esta manta apagaincendios está fabricada con un manterial ignífugo, que no arde. La clave está en cubrir todo el objeto que está ardiendo. Esto hace que el fuego no reciba oxígeno, con lo que acaba extinguiéndose en segundos.

Samsung Firevase, el jarrón para apagar los incendios domésticos

Bridgehill Car Fire Blanket puede usarse con cualquier coche, excepto con los vehículos eléctricos cuando la batería eléctrica comienza a arder. En ese caso hay que llamar a los bomberos, que usarán una manta apaga incendios especial, pensada para las baterías de litio, la única en el mundo de su categoría. Solo está disponible a nivel profesional.

Bridgehill Car Fire Blanket se utiliza en parkings comerciales, gasolineras, talleres de coches, ferries, túneles y otros lugares en donde la acumulación de coches podría provocar una tragedia, si se produce un fuego.