El ingrediente secreto que hace que este BMW X6 sea el coche más negro del mundo se llama Vantablack.  El Vantablack es un material diseñado por Surrey NanoSystems para misiones especiales. Tiene la particularidad de que absorbe el 99% de la luz que recibe, esto hace que los objetos que cubre pierdan su apariencia tridimensional y parezcan planos.

A la vez, el hecho de que el Vantablack sea el material más negro que existe hace que algunas líneas del coche pasen desapercibidas al ojo humano, lo que acentúa la sensación de oscuridad y elegancia.

Tan negro que sería un problema para la seguridad vial

Tan negro que sería un problema para la seguridad vial

Sus creadores explican que el Vantablack que cubre la carrocería del coche más negro del mundo contiene millones de nanotubos de carbono (en cada centímetro cuadrado hay 1.000 millones de estos nanotubos) con los que forma una matriz que absorbe los fotones de luz y no los deja escapar. Es por eso que desde Surrey NanoSystems aseguran que el Vantablack es lo más parecido que existe a un agujero negro.

No se venderá por seguridad

Pero hay un problema: que el coche sea tan negro es un problema a nivel de seguridad.

El BMW X6 Vantablack no saldrá a la venta porque aunque durante no presenta inconveniente alguno para circular (más allá de que atraerá muchas miradas), de noche podría pasar desapercibido, lo que supondría un grave peligro para la circulación. Su precio sería otro inconveniente, aunque no ha dado precio se sabe que el Vantablack es un material bastante caro.

Un estudio revela que tu coche diésel es más tóxico cuando hace calor

Según Hussein Al Attar, director creativo de diseño, querían “dar protagonismo a los pilares del diseño automovilístico, sin la distracción que suponen las luces o los reflejos”. Y, a juzgar por las imágenes, lo han conseguido creando una imagen que impacta visualmente. Al menos, con luz.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild.es