Tecnología

Científicos del MIT traducen por primera vez la estructura de una telaraña en música

Transforman las frecuencias de una telaraña en música

De las vibraciones de la tela de araña también puede surgir una melodía celestial. Markus Buehler del MIT ha creado una realidad virtual audiovisual que convierte las vibraciones de la tela de ataña en sonidos audibles por el ser humano.

Un grupo de investigadores consiguen traducir una tela de araña en música por primera vez. Se trata de un avance singular que el día de mañana podría facilitar la comunicación humana con los arácnidos. Los expertos dicen que este hito podría sentar la base para proporcionar una forma de comunicación entre especies.

El profesor Buehler, un experto en telarañas interesado en la música, se preguntó si podría extraer ritmos y melodías de origen no humano de materiales naturales, como las telarañas. Para dar vida a esta original pieza musical, los investigadores asignaron diferentes frecuencias de sonido a las hebras, creando ‘notas’ que combinaron en patrones, basados ​​en la estructura 3D de la web, para generar melodías.

La espeluznante pieza musical, que dura poco más de un minuto, suena como la banda sonora de una inquietante película distópica de ciencia ficción. Además de brindar una nueva fuente de inspiración musical, ¿permitirá la comunicación con estos insectos?

Techno y panales: un apicultor crea música electrónica con las frecuencias de las abejas

La música fue creada por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) con tecnología de escaneo láser y herramientas de procesamiento de imágenes. La seda de las arañas transmite vibraciones a través de una amplia gama de frecuencias de modo que, al pulsarse, el sonido emitido contiene información sobre la presa o la integridad estructural de una red. Estos animales son, en su mayoría, ciegos, y este es el motivo por el que sintonizan sus telas, haciéndoles sensibles a las perturbaciones que detectan con sus patas.

El equipo dirigido por el profesor Markus Buehler, científico de materiales e ingeniero del MIT, registró las vibraciones de la telaraña producidas cuando las arañas realizaban diferentes actividades, como construir una telaraña, comunicarse con otras arañas o enviar señales de cortejo. Aunque en apariencia las frecuencia sonaban parecidas, un algoritmo de aprendizaje automático clasificó correctamente los sonidos en las diferentes actividades.

“Ahora estamos tratando de generar señales sintéticas para hablar básicamente el idioma de la araña”, apunta Buehler. “Si los exponemos a ciertos patrones de ritmos o vibraciones, ¿podemos afectar lo que hacen y podemos comenzar a comunicarnos con ellos?”, expresa emocionado. Existen más de 47.000 especies de arañas distintas. 

Imágenes transversales (mostradas en diferentes colores) de una telaraña se combinaron en esta imagen 3D y se tradujeron a música +3

Imágenes transversales de una telaraña se combinaron en esta imagen 3D y se tradujeron a música. Crédito: MIT

“La telaraña puede verse como una extensión del cuerpo de la araña, ya que vive dentro de ella pero también la usa como sensor”, dice Buehler. “Cuando entras en el mundo de la realidad virtual y te sumerges en la web, poder escuchar lo que está sucediendo te permite comprender lo que ves”. Para el proyecto ha contado con la colaboración de Tomás Saraceno, un artista argentino contemporáneo, que se basó en una telaraña tejida por una araña de telaraña (Cyrtophora citricola).

El mapa 3D resultante de su proyecto identifica la frecuencia de vibración de cada hilo a través de su tamaño y elasticidad y luego transpone esas frecuencias para que pudieran ser escuchadas por nosotros. Al juntar las capas visual y auditiva, los usuarios conectan los sonidos a los hilos que ven, imitando a una araña que inspecciona su mundo.

El equipo tomó algunas decisiones artísticas añadidas, como usar un sintetizador con un sonido similar al de un arpa e incluir tonos de zumbido mientras los usuarios miran las hebras por más tiempo. Los hilos que están más cerca del oyente o conectados a muchos otros suenan más fuertes que otros.

Puedes escuchar la creación en el siguiente vídeo.

Fuente | New Sciencist/Daily Mail

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.