Durante mucho tiempo, occidente ha tratado a China de dos formas: como sus fábricas (ahora es China la que está poniendo en práctica lo aprendido al fabricar para los demás) y como una planta gigante de reciclaje.

11 cosas que puedes hacer para mantener los océanos limpios

Hace unos años, China anunció que se acabó eso de aceptar el reciclaje del resto del mundo y que cada país se las apañe como pueda, y ahora van un paso más allá en su compromiso con el medio ambiente. Y es que, de aquí a cinco años, China quiere que los plásticos de un solo uso desaparezcan de las principales ciudades del país.

Es un movimiento similar al que realizó Francia hace unas semanas, y de hecho, los plazos parecidos.  En Francia. a partir del 1 de enero de 2025 todo el plástico tendrá que reciclarse y en 2030 se reducirá a la mitad la comercialización de plásticos que tengan un solo uso, especialmente en embalajes.

En China, el estado planea la implementación de una prohibición a nivel nacional que restrinja la producción, venta y uso de productos como bolsas de plástico, pajitas, cinta adhesiva, utensilios varios y microesferas.

Las empresas que no cumplan serán incluidas en una lista negra, aunque no se ha detallado cuál será el castigo. Eso sí, tendrán tiempo para acomodarse y ponerse al día, ya que se planea que sea una medida con aplicación paulatina.

Para empezar, para finales de este año se prohibirá la producción de vajilla de plástico y bastoncillos de algodón. En las grandes ciudades, además, se prohibirán las bolsas de plástico, pero eso no se hará efectivo de inmediato en pueblos y ciudades menos poblados.

El objetivo es que, en 2025, desaparezcan los plásticos de un solo uso y todo el plástico que haya sea reciclado. ¿Buenas noticias? Habrá que esperar cinco años a ver, pero desde luego es prometedor. China es el mayor productor de plástico, generando el 30% de los productos de plástico (Asia en conjunto genera el 50%).

Siguen en la lista América del Norte con el 19% y Europa con el 18%. Vamos, es un gran problema, pero se agradece que los países más trascendentes en esta producción empiecen a tomar conciencia.

Todo sea porque dejen de llover micropartículas de plástico, como ocurre en Londres…