Tecnología

Así de caro te puede salir publicar fotos de tus hijos en redes sociales

Así de caro te puede salir publicar fotos de tus hijos en redes sociales

Desde que llegaron las redes sociales a nuestras vidas, se ha convertido en algo habitual ver fotos de los hijos, nietos o sobrinos de los demás en ellas. Las familias están tan orgullosas de los más pequeños de la casa que quieren que todo el mundo los vea, pero esta actitud tiene consecuencias. 

Una nueva disputa familiar en los Países Bajos ha vuelto a poner el debate sobre la mesa. ¿Es responsable publicar fotos de menores en redes sociales? Aunque la ley europea es de las más estrictas al respecto, sigue habiendo muchas dudas y diferencias entre países.

Un Tribunal de los Países Bajos ha condenado a una abuela a borrar todas las fotos de sus nietos que había publicado en Facebook y Pinterest. Si no las borra, deberá pagar una multa de 50 euros por cada día que las fotos permanezcan publicadas hasta una suma máxima de 1.000 euros.

La disputa familiar viene de lejos, la abuela y la madre de los niños llevaban tiempo enfrentadas y la madre no había dado su consentimiento para que la abuela publicara esas fotos. El padre, que sí había mantenido más contacto con la condenada, tampoco había consentido su publicación.

El Tribunal se ha basado en el GDPR y su aplicación en el país. Aunque el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) abarca principalmente las normas que deben seguir las empresas con los datos de clientes, también menciona qué se debe hacer en el ámbito familiar, donde es más permisivo.

En Europa, al igual que España la privacidad de los menores se toma muy en serio. En España se necesita el consentimiento de ambos progenitores o tutores legales para subir a internet la foto de un menor de 14 años. No obstante, también son los padres los que deben hacer uso de la responsabilidad y el sentido común a la hora de subir las fotos de sus hijos.

Tanto los propios menores, como las familias, suelen desconocer las consecuencias que puede tener que la información personal de ese menor acabe en redes sociales. La foto inocente del niño en la playa jugando con la arena puede usarse en redes de pornografía infantil, al igual que la foto con el uniforme del colegio o su horario de clases, permite rastrear su actividad a los delincuentes.

En Francia se han llegado a fijar condenas de cárcel para padres que han publicado imágenes o detalles íntimos de sus hijos en redes. Es lo que se conoce como sharenting y en la mayoría de países europeos hay casos de padres que han sido denunciados por sus hijos tras años publicando fotos de ellos.

Al margen de la ley y posibles consecuencias legales en un juicio, es necesario comprender que no es lo mismo hacer fotos en papel como hacíamos antes y guardarlas en un álbum para después mostrarlo a todo el que pase por casa, que publicar esas imágenes en internet. Por muy protegido que creamos nuestro perfil, siempre existen formas de robar esa imagen y distribuirla entre terceros sin que lo sepamos ni podamos evitarlo.

*Artículo original publicado por Marta Sanz Romero en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com