Tecnología

8 trucos sencillos para ahorrar un mínimo de 200 euros al mes

8 trucos sencillos para ahorrar un mínimo de 200 euros al mes

Una gran cantidad de personas quieren saber cómo ahorrar 200 euros al mes sin emplear esfuerzo. ¿Es posible? La realidad es que se necesita un método y ser bastante constante, pero es viable.

Ahorrar dinero puede resultar un auténtico quebradero de cabeza para muchas personas. Es el objetivo que todos se trazan para que sus finanzas personales estén lo más saneadas posibles y que no tengan ningún problema con su salud financiera.

La filosofía del ahorro es fundamental para llegar a una jubilación con la mayor tranquilidad posible. Sin embargo, no todo el mundo la consigue. Y es que se suele alegar a los bajos salarios, los gastos elevados mensuales o la incapacidad para fijarse metas a medio y largo plazo.

Cuánto deberías ahorrar al mes si cobras 25.000 euros anuales

Todo a de centrarse en un concepto clave: la planificación financiera. Trabajando con anticipación podrás alcanzar los objetivos más cómodamente sin tener que hacer especiales rompecabezas.

En este sentido, gran cantidad de personas quieren saber cómo ahorrar 200 euros al mes sin emplear esfuerzo. ¿Es posible? La realidad es que se necesita un método y ser bastante constante, pero es viable. Únicamente, hay que centrarse en la parte de los gastos que se tienen y también en los ingresos.

Sigue leyendo para ver varios consejos que te pueden ayudar a alcanzar ese objetivo de ahorrar 200 euros al mes sin que los esfuerzos sean muy amplios.

Planifica tus finanzas y los gastos

En muchas ocasiones es recomendable sentarse para ver los gastos que realmente tienes mensualmente y ver en qué cosas puedes ahorrar un poco de dinero para llegar a ese objetivo de los 200 euros. Para ello, es muy importante llevar a cabo una planificación financiera. Es lo que todos los asesores aconsejan.

Es muy probable que argumentes que, si tienes un gasto extra, como por ejemplo cuando se te avería el frigorífico, no puedas preverlo, pero no es así. Con un plan adecuado puedes hacer frente a las contingencias que te aparezcan en el camino sin trastocar tus metas de ahorro.

Hay algunos métodos como abrir una hoja Excel donde apuntar el flujo de tus movimientos bancarios. Con ello, podrás prevenir y hacer consciente el estado de tus finanzas personales.

Elimina desde ya los gastos menores

Va ligado al concepto anterior. Una vez que ya te has puesto manos a la obra y has empezado a planificar tus finanzas, el siguiente paso que debes dar para alcanzar los 200 euros de ahorro mensuales es el recorte de los gastos superfluos. Y es que a veces un simple café diario o un desayuno fuera de casa todos los días puede lastras las aspiraciones que te has trazado.

Eliminando estos costes que son innecesarios puedes ahorrar gran parte de dinero. En muchas ocasiones pueden llevar hasta cantidades que oscilan entre los 100 y 150 euros al mes, por lo que gran parte del objetivo lo conseguirías centrándote en este aspecto.

Busca métodos sencillos de ahorro

Tu economía muchas veces necesita la utilización psicológica para ser debidamente planificada. Un método de ahorro supone una autodisciplina. Una fórmula alternativa es la de ponerte una hucha e ir rellenándola un poco cada día siguiendo un determinado patrón. Uno de los más fáciles de cumplir consiste en que el primer día de la semana deposites en ella un euro, al siguiente dos, y así progresivamente hasta terminar el mes.

El lunes vuelves a empezar con esta dinámica y solo con eso al mes ahorrarás más de 100 euros, sin que ello te suponga un gran sacrificio personal.

Utiliza aplicaciones que te ayuden a controlar el gasto

Para poder ser riguroso con los ingresos y gastos pueden ser útiles herramientas externas. Una de ellas son las aplicaciones móviles que se utilizan para controlar el gasto que tienes. De hecho, apuntando todo lo que gastas, puedes hacer consciente los malos hábitos financieros y te será mucho más fácil alcanzar los objetivos de ahorro que te has trazado.

Hay muchas y muy variadas. En ellas puedes apuntar ingresos y gastos, deudas, metas financieras… Un sinfín de aspectos que sirven para facilitar los buenos hábitos con las finanzas personales.

Automatiza el ahorro

Aunque parezca extraño y simple, realmente no lo es. Una manera de conseguir tus metas es tratar al ahorro como un coste fijo mensual más. Es decir, como la factura de la luz o la letra del coche.

Para ello, es aconsejable realizar transferencias automáticas que te allanen el camino del ahorro.

Según te haya llegado la nómina, que 200 euros se transfieran de forma automática a una cuenta de ahorro y que ahí se vaya acumulando el capital. Y, si no es esa cantidad, una cifra que esté algo por debajo, pero buscar rentabilizar parte del dinero que has destinado a ahorrar mediante la inversión.

Invierte parte de lo que ahorras

Va ligado al aspecto anterior. Invertir va siempre de la mano del ahorro. Por eso, es importante que parte de lo que has sido capaz de guardar lo destines a la inversión para buscar algún tipo de rentabilidad. Tras hacer un presupuesto y aligerar costes ya habrás ahorrado. Si parte de ese capital lo empleas en rentabilizarlo, será más fácil de lograr esos 200 euros mensuales.

Busca ingresos pasivos

Otra alternativa es ganar dinero de una manera que requiere poco o ningún esfuerzo diario para mantenerlo: los ingresos pasivos. Algunas ideas para generarlos van desde alquilar una propiedad o desarrollar un blog que puedas monetizar. Son estrategias que pueden llevar tiempo para que comiencen a rentar, pero que podrían hacer crecer tu patrimonio automáticamente.

La generación de ingresos es la mayor herramienta de creación de riqueza. Una herramienta que generalmente requiere tu participación, generalmente, con un trabajo a tiempo completo. No obstante, esto requiere esfuerzo, sudor, y lágrimas.

Recurre a un asesor financiero

La figura del asesor financiero cada vez está más de actualidad. No todo el mundo dispone de los conocimientos adecuados para llevar una economía adecuada y por eso recibir recomendaciones externas puede favorecer una mayor salud de las finanzas personales.

Al final, un asesor financiero tiene como ventajas que pone en orden tu patrimonio, organiza tu ahorro, pues comienza a construir una cartera de inversión o un plan de inversión que se adapte a tu perfil y necesidades. Además, busca rentabilizar tu patrimonio. Es decir, obtener el máximo beneficio de tu dinero, siempre en función de los objetivos que te marques y los riesgos que quieras asumir.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider