Si te estresas cuando tu teléfono móvil se está quedando sin batería, tranquilo, no estás solo.

Una encuesta realizada por LG hace un par de años concluía que el 90% de la gente experiencia una especie de “ansiedad por baja batería” cuando la carga de su smartphone cae por debajo del 20%.

Para muchos, esa cifra es sinónimo de buscar lo antes posible un cargador, pero la confianza mata y que la privacidad en internet no existe: por eso, quizás deberías pensarte dos veces si merece la pena enchufar tu móvil a un puerto USB público.

En 2016 investigadores de la empresa de ciberseguridad Kasperskydescubrieron que se podía instalar una aplicación, como un virus, en un smartphone a través de una conexión USB en menos de tres minutos. La razón es que los puertos USB están diseñados para transferir datos, no solo electricidad para cargar el dispositivo.

10 trucos para aumentar la batería de tu Android

Esa maniobra de los ciberdelincuentes se denomina juice jacking y, en los últimos años, se ha demostrado que incluso 60 segundos en un puerto de carga comprometido pueden ser suficientes para dejar al descubierto información personal.

Los puertos USB son un blanco interesante para los ciberdelincuentes porque son puntos accesibles, fáciles y rápidos de utilizar, por lo que a diario son miles de personas las que los utilizan en hoteles, aeropuertos, cafeterías, tiendas o atracciones turísticas para recargar sus móviles.

Existen algunas fórmulas para minimizar los riesgos. La primera es impedir la transferencia de datos a través del propio móvil. En los dispositivos Android, de hecho, al conectar el móvil a un cable USB el sistema pregunta siempre si se va a utilizar para transferir fotos, archivos o solo para carga. Si estás en un sitio público, esa última siempre será la opción más recomendable.

También es recomendable utilizar un adaptador que haga de intermediario entre la corriente y tu dispositivo móvil, impidiendo así el traspaso de información.

A continuación puedes repasar la lista de los lugares donde nunca deberías cargar tu teléfono a través de un puerto USB:

Aeropuertos

Los aeropuertos son espacios de tránsito muy rápido o muy lento. Puedes estar en ellos lo justo para coger tu vuelo o durante horas si tienes que hacer escalas para llegar a tu destino.

Por ello, muchos han instalado estaciones de carga a través de puertos USB. Esto supone una revolución que muchos pasajeros en tránsito han agradecido, puesto que los enchufes y voltajes varían en función del país de origen.

Mediante la entrada USB, no tienes que preocuparte por ello. Vas y lo enchufas, así de sencilla.

Una práctica simple, pero peligrosa, que puede costarte tu privacidad.

El director gerente de Casaba Security, Jason Glassberg, explica que, en general, los lugares donde la gente no tiene tiempo o no se plantea la seguridad de sus dispositivos, son los lugares más propensos a tener problemas de ciberseguridad.

Cafeterías

Muchas personas acuden a las cafeterías para estudiar y trabajar, mientras se toman un café.

Por ello, estos espacios son el objetivo de muchos hackers, que, mediante lectores y descargadores de datos ocultos entre los puertos USB y las fuentes eléctricas de alimentación, obtienen tu información de manera ilegal.

El exejecutivo de Microsoft y experto en ciberseguridad, J. Eduardo Campos, alerta de estos peligros, que pueden desembocar en un robo de identidad. “Existe algo peor que dar tu información a una persona desconocida y es que tu teléfono sea “infectado” por el malware descargado”, cuenta Campos.

No obstante, existen formas de proteger tus datos como, por ejemplo, con protectores de puerto USB, los cuales intervienen y protegen de posibles intentos de piratería, pues actúan de intermediario entre tu móvil y la estación de energía pública.