Seguridad

¿Qué son los condones USB y cuándo deberías usarlos?

¿Qué son los condones USB y cuándo deberías usarlos?

El nombre es curioso y evoca la imagen de tus dispositivos introducidos dentro del famoso profiláctico, pero lo cierto es que los condones USB son herramientas sumamente necesarias para proteger nuestros dispositivos de ciberamenazas como el malware. Te explicamos en qué consisten.

Si te has quedado sin batería en un tren, un aeropuerto o el hall de un hotel es probable que hayas sentido la tentación de conectar tu smartphone a uno de estos cables o puertos USB que ofrecen estos lugares. La ciberestafa se conoce como juice jacking y es una técnica empleada por los delincuentes para instalar malware en los gadgets o robar datos sensibles y contraseñas mediante los puertos de USB públicos. Su nombre fue acuñado por el experto Brian Krebs y se usa desde 2011.

Los hackers aprovechan la urgencia que acompaña la angustiosa sensación de no tener carga móvil -término que ha sido designado como Síndrome de la Batería Baja y alude al problema de la nomofobia– para colocar estas trampas y acceder a los equipos de las víctimas. La aplicación del método es muy sencillo: el software malicioso se carga previamente en los cables o puertos USB e infecta los dispositivos tras enchufarlos, permitiendo a los cibercriminales leer y exportar los datos, inutilizar los móviles y exigir un rescate, así como bloquear programas o vender contraseñas en la Deep Web.

Las memorias USB, cada vez más infectadas con malware en las empresas

La solución para evitar este problema reside, o bien en nunca utilizar estos puntos públicos de carga -que exigen precaución al igual que las redes WiFi– o en tener un condón USB, apodado de este modo por su capacidad para evitar enfermedades de transmisión digital. Desde Panda Security destacan su utilidad: incorporan un mecanismo que bloquea la transmisión de datos y permite únicamente que fluya la corriente eléctrica, reduciendo el riesgo a cero e incluso acelerando la velocidad de carga del dispositivo, que es menor que cuando se enchufa a la corriente eléctrica común.

Estos aparatos son especialmente útiles en períodos como las vacaciones, cuando pasamos mucho tiempo fuera de casa y tendemos más a cargar el móvil en lugares como estaciones, cafeterías o centros socioculturales. Para no llevarte el disgusto de que tu hardware se vea infectado los condones USB son una alternativa económica, fiable y de sencillo uso que puedes llevar contigo a cualquier parte. Con ellos el pin de datos del cargador se desactiva, sin enviar ni recibir ninguna clase de información.

Para escapar del juice jacking los expertos de Panda Security recomiendan usar una toma de corriente y no una estación de carga USB, llevar contigo tu propio cargador o cable a mano y emplear baterías adquiridas a proveedores oficiales en establecimientos de garantías. También es importante instalar una capa adicional de seguridad antivirus y hacer regularmente copias de seguridad de toda la información contenida en tu móvil, albergándolas en la nube o en un disco duro externo.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.