Microsoft aconseja que jamás se abran correos electrónicos de remitentes desconocidos, y que comprobemos la dirección del mensaje enviado aunque reconozcamos el nombre del emisor, dado que a veces los atacantes averiguan el nombre de tus amigos para hacerte creer que estás recibiendo un correo electrónico seguro.

De esta manera, el sentido común es nuestra mejor arma para que no se nos infecte nuestro ordenador a la hora de abrir ningún correo electrónico, uno de los principales vehículos de transmisión de este tipo de malware que pueden causarnos una desgracia si contamos con archivos confidenciales en nuestro equipo.

[Vía: Lifehacker]