Seguridad

La Guardia Civil avisa: cuidado con la estafa del teclado falso en tu cajero

cajeros automaticos vulnerables hackers

Sacar dinero o realizar cualquier operación en un cajero automático es una gran ventaja para no tener que estar haciendo cola en la sucursal del banco. Están disponibles las 24 horas del día para cualquiera que quiera usarlos, pero implican una serie de riesgos para los que tenemos que estar preparados. 

La Guardia Civil ha recordado esta semana una de las estafas más comunes relacionada con estas máquinas expendedoras de billetes. Se conoce como la estafa del teclado falso y puede implicar, no sólo la pérdida del dinero que queramos sacar, sino también de la tarjeta de crédito.

Este robo se produce cuando los ladrones instalan una teclado falso encima del teclado original del cajero. Es prácticamente idéntico, por lo que resulta muy complicado detectarlos y diferenciarlos de los teclados reales. Con estos teclados, los ladrones son capaces de registrar la clave de nuestra tarjeta bancaria y así clonarla y robarnos el dinero.

La mayoría de los usuarios tiene ya asumido el mecanismo de seguridad de poner la otra mano encima del teclado para taparlo cuando marcamos la clave de acceso. Esto evita que una cámara extraña grabe ese código secreto y puedan robarnos la cuenta bancaria, pero no sirve para los teclados falsos.

¿Cada vez hay más o menos cajeros automáticos?

Ante este tipo de robos, las autoridades recomiendan estar pendientes de la operación que estamos realizando en el cajero. Si vemos que la operación se ha ejecutado con normalidad, pero en el último momento el dinero no termina de salir, el cajero no emite los billetes que le hemos pedido, debemos desconfiar, pero nunca separarnos del cajero sin nuestra tarjeta.

Lo primero que debemos hacer es comprobar que la ranura de los billetes no esté tapada. Como hemos dicho antes, no separarnos del cajero sin haber recuperado la tarjeta bancaria antes y si podemos, mejor cancelar la operación. Pero, sobretodo, debemos desconfiar de los que la Guardia Civil denomina como “voluntarios ayudantes”. Por muy buena intención que tenga la gran mayoría de la población, entre esos buenos samaritanos puede que se encuentre alguno de los ladrones responsables de la manipulación del cajero y, en realidad, buscan distraerte para robarte la tarjeta.

Por último, debemos avisar a nuestro banco para avisarles del fallo del cajero y que ellos investiguen si se ha producido un robo o si es necesario cambiar de manera inmediata la clave de la tarjeta bancaria que hemos usado en ese cajero.

*Artículo original publicado por Marta Sanz en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com