Energía Seguridad

Falsos medicamentos y test para la Covid-19 inundan la Dark Web

mercado darknet

Los turbios mercados de la Dark Web acogen en estos días la aparición de falsos medicamentos y pruebas de diagnóstico ante la enfermedad del coronavirus. Además de desplumar a usuarios que recurren a ellos, pueden resultar graves para la salud.

Si Internet fuese un iceberg, la www es la punta y por debajo, se extienden en aguas oscuras los vastos territorios de la Deep Web, donde los motores de búsqueda no llegan -los contenidos no están indexados-. Y dentro de esta, una pequeña porción la ocupa la Dark Web o Darknet, consistente en redes superpuestas a la Internet pública y que requieren de software específico, configuraciones o autorización para acceder.

Allí se refugia la actividad delictiva: desde pornografía infantil a tráfico de drogas, venta ilegal de armas, órganos y datos personales. Existe allí un mercado negro de toda clase de productos: desde historiales médicos a metralletas, anfetaminas e incluso trata de personas.

Fuente | Futurism

Con la aparición del coronavirus en escena, la Dark Web -a la que solamente se puede acceder utilizando navegadores encriptados como Tor- acoge la compraventa de peligrosas curas falsas para el coronavirus, pruebas de diagnóstico para la enfermedad y medicamentos anunciados como posibles tratamientos para el SARS-COV-2, como hidroxicloroquina y remdesivir, así como pruebas de diagnóstico para la enfermedad. Estos artículos se venden a cambio de criptomonedas.

En el lado oscuro de la red: diferencias entre Deep Web, Dark Web y Darknet

Como informó anteriormente The Daily Beast, la mayoría de los productos relacionados con el coronavirus a la venta en la web oscura parecen ser hidroxicloroquina. Ese es el medicamento contra la malaria que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y otros en el gobierno federal impulsaron repetidamente, sin evidencia, como tratamiento para el coronavirus, y que los investigadores ahora dicen que es un medicamento ineficaz e inseguro para paliar esta pandemia, que ha infectado ya a más de 4 millones de personas en el mundo.

Utilizar hidroxicloroquina para el tratamiento de COVID-19 y además, sin criterio médico alguno por parte de pacientes que adquieren el fármaco en la Dark Web puede conducir a problemas cardíacos graves, incluso en personas previamente sanas, señalan las autoridades sanitarias.

Fuente: Futurism

La mayoría de los listados de hidroxicloroquina fueron publicados por un proveedor con el nombre de usuario otgdoc. Pero ni otdoc, cuyos listados prometen un suministro “ilimitado” de hidroxicloroquina, ni ninguno de los otros proveedores de Empire Market que venden tratamientos, pruebas o máscaras médicas tienen certificaciones autorizadas o base sanitaria para comercializar estos productos.

En muchos casos, los medicamentos vendidos mediante canales ilícitos no están aprobados y ni siquiera corresponden a los auténticos fármacos. La cantidad ingerida es desconocida, y muy peligrosa, para el usuario, que lejos de combatir o prevenir el coronavirus puede enfrentarse a graves consecuencias para su salud. Ante la aparición de síntomas o dudas siempre hay que recurrir a la consulta telefónica con tu médico habitual.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.