Seguridad

España es el principal objetivo de los ciberatacantes en el Internet de las Cosas

internet de las cosas

La mayoría de los ataques IoT provienen de Brasil (18% de ellos), seguidos de los que tienen como origen China y Japón. En el extremo receptor, desgraciadamente, se encuentra España, que sufrió el 80% de todo el tráfico monitorizado como sospechoso en la primera mitad de 2018.

Los ataques clásicos a servidores y ordenadores personales siguen siendo una preocupación acuciante para empresas y particulares de todo el mundo, pero cada vez está subiendo más otra ciberamenaza en el particular ranking de los miedos digitales: las campañas que tienen como objetivo los dispositivos conectados que conforman el Internet de las Cosas.

Este ecosistema en plena ebullición (Gartner estima 20.000 millones de objetos conectados para finales del próximo año -con un espectacular incremento del 143% en apenas dos años-, mientras que otros estudios hablan de entre 30.000 y 50.000 dispositivos IoT para mediados de década) es extremadamente atractivo para los ciberdelincuentes y que, además, hoy por hoy no goza de las mismas medidas de seguridad (ni de concienciación) que otros elementos de nuestra vida digital.

Solo un tercio de la empresa española se preocupa del GDPR en sus despliegues de IoT

Así lo pone de relieve un reciente estudio de F5 Labs según el cual los atacantes están poniendo cada vez más sus miras en el entorno del IoT frente a otras acciones más clásicas contra servicios web, aplicaciones o servidores de correo electrónico. Y, lo más curioso, es que en la arena de las ciberamenazas de Internet de las Cosas, el mapa de los protagonistas habituales (EEUU ‘vs’ Rusia ‘vs’ Ucrania ‘vs’ Israel ‘vs’ Corea del Norte) es bastante diferente.

Así pues, la mayoría de los ataques IoT provienen de Brasil (18% de ellos), seguidos de los que tienen como origen China y Japón. En el extremo receptor, desgraciadamente, se encuentra España, que sufrió el 80% de todo el tráfico monitorizado como sospechoso en la primera mitad de 2018. Junto a nosotros en esta nada honorable posición encontramos a Rusia y Hungría.

La mayoría de las veces, los ciberdelincuentes apuntan a routers, cámaras IP, DVR y CCTV. Además, el informe de F5 Labs detalla que los 50 principales ataques registrados provenían de nuevas direcciones IP, lo que puede significar tan solo tres cosas: o hay muchas personas nuevas involucradas… o los piratas informáticos están utilizando sistemas nuevos… o ambos.

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.