Salud

Vivir con un perro reduce tu riesgo de muerte si tienes problemas cardíacos

Vivir con un perro reduce tu riesgo de muerte si tienes problemas cardíacos

No hay mejor compañero de vida que uno de cuatro de patas, incluso a la hora de mejorar tu salud tras un accidente cerebrovascular. Así lo muestra una reciente investigación llevada a cabo en Suecia.

Sabemos que perder a un animal puede resultar tan doloroso como con cualquier otro ser querido. que nuestros peludos amigos perciben nuestros niveles de estrés y nos quieren y necesitan como nosotros a ellos. Ahora, también surgen evidencias científicas de que convivir con un perro reduce el riesgo de muerte tras haber padecido un derrame cerebral o un ataque cardíaco. 

La investigación, llevada a cabo en la Universidad sueca de Uppsala, se sirvió de un importante registro nacional de salud para elaborar una lista de casi 182.000 pacientes de 40 a 85 años que habían sufrido un ataque cardíaco agudo entre 2001 y 2012. También recabaron datos acerca de 150.000 pacientes de la misma edad que habían sufrido un accidente cerebrovascular durante ese período. La información reveló que el año después del ataque cardíaco, aproximadamente 30.000 de los pacientes habían fallecido.

Tu perro entiende mejor lo que dices de lo que crees, según este estudio

Los mismos investigadores de Uppsala descubrieron hace años que las personas que convivían con perros generalmente tenían una mejor salud cardiovascular, así que se propusieron constatar si se traducía en mejores probabilidades de supervivencia a raíz de una hospitalización.

En los dos grupos de registros de pacientes que reunieron para este nuevo estudio, aproximadamente una de cada veinte personas vivía con un perro, ya que Suecia estableció el registro obligatorio de estos animales en el año 2001. Comparando las tasas de mortalidad entre los dueños de amigos caninos y el resto de la muestra de pacientes, el equipo de investigadores suecos descubrió asombrosos resultados positivos. 

Un riesgo de morir un tercio más bajo para los compañeros de perros

Para aquellos que vivían solos con su perro, el riesgo de morir a raíz de un ataque cardíaco era un tercio más bajo. Incluso si había una pareja o un niño esperando en casa, agregar un perro a la mezcla mejoró las probabilidades en alrededor del 15%.

En el caso de las personas que habían padecido un derrame cerebral, los resultados fueron parejos. Aquellos que vivían solos con su mascota experimentaron una caída en el riesgo de muerte un 27% menor, mientras que si se sumaba a la ecuación una pareja o hijo se reducía un 12%.

Además de analizar el riesgo de muerte en los años posteriores a un ataque cardíaco, el equipo analizó las posibilidades de regresar al hospital por un episodio repetido al menos un mes después. Para los dueños de perros, esas medidas también disminuyeron, en poco menos del 10%. Cabe destacar que el peor momento tras un ataque cardíaco es el mes siguiente, cuando el 1% de pacientes repite el ataque. En el caso de tener perro, este dato cae al 0,3%. 

Por qué los gatos abren la boca cuando huelen algo

Aunque la investigación no ahonda en las causas, sabemos que la soledad deteriora notablemente la salud física y mental. De hecho, un estudio llevado a cabo en Alemania muestra que aquellas personas que viven aisladassin ver prácticamente a nadie en su día a día son 3 veces y medio más propensas a fallecer que las que sí interactuaban con alguien.

“Sabemos que el aislamiento social es un fuerte factor de riesgo para peores resultados de salud y muerte prematura. Estudios anteriores han indicado que los dueños de perros experimentan menos aislamiento social y tienen más interacción con otras personas”, dice Tove Fall, epidemiólogo de la Universidad de Uppsala.  “Además, tener un perro es una buena motivación para la actividad física, que es un factor importante en la rehabilitación y la salud mental”.

Esta investigación ha sido publicada en Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.