Salud

El hemisferio norte registra su verano más caluroso desde que hay registros

El hemisferio norte registra su verano más caluroso desde que hay registros

El cambio climático sigue asomando tras los datos: el hemisferio norte ha tenido el verano más caluroso registrado desde 1880, según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica publicados este lunes.

Se acaba poco a poco un verano sumamente caluroso y no exento de fenómenos meteorológicos adversos, así como fuertes olas de calor especialmente inauditas y prolongadas en Europa. Sin ir más lejos, el pasado junio batió récords en los termómetros del Viejo Continente.

Esta semana NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) ha publicado nuevos datos tras monitorizar la temperatura de la superficie global a través miles de termómetros, boyas y otros sensores en tierra y mar, hallando que este verano se ha registrado una anomalía de temperatura de 2.03 grados (1.13 Celsius) por encima del promedio del siglo XX. Además, agosto fue el segundo mes más caluroso del mundo, según NOAA y la NASA, con condiciones inusualmente calurosas comprobadas de polo a polo y en todos los océanos.

Lo notable del calor récord de 2019 es que se produce en ausencia de un fuerte evento de El Niño en el Océano Pacífico tropical. Tales eventos tienden a aumentar las temperaturas globales al calentar los mares y enviar más calor a la atmósfera, tal y como sucedió en el ardiente año 2016. De esta manera, se muestra una nueva prueba de que las temperaturas siguen ascendiendo como respuesta a los niveles crecientes de emisiones contaminantes y gases de efecto invernadero, sin necesidad de que se produzcan fenómenos como El Niño.

El cambio climático ya es la principal preocupación de la humanidad

Este verano presentó varios eventos inusuales que son sintomáticos de un planeta que se calienta rápidamente: julio destacó por una virulenta ola de calor que sacudió toda Europa, estableciendo récords de temperatura nunca superados antes en ciudades como París. Por otro lado, el hielo marino del Ártico se desplomó al segundo nivel más bajo registrado en el mes de agosto. Además, en julio algunos puntos del Círculo Polar igualaron la temperatura de Nueva York.

Además, ardieron desde los bosques boreales de Alaska y Canadá hasta la tundra siberiana y los vastos bosques de abetos, un ejemplo de que debido a la acción humana la región ártica puede pasar de ser un sumidero de carbono a una fuente de dióxido de carbono adicional. emitido a la atmósfera. Mientras, el Amazonas también ha vivido una masiva oleada de incendios, fruto de la acción humana para abastecer la ganadería intensiva y agravados por la deforestación y la desprotección ambiental y las políticas neoliberales del gobierno de Bolsonaro.

Las desviaciones de temperatura más notables del promedio ocurrieron en el norte del Océano Pacífico, donde las aguas oceánicas se han tornado inusualmente cálidas, así como el Mar de Bering, el norte de Canadá, Europa central y el norte de Rusia. Mientras, el oeste de Canadá, el oeste de Rusia y partes de Indonesia fueron inusualmente fríos para la temporada en comparación con el promedio de 1981-2010.

“Se observaron temperaturas récord en partes de la costa occidental de Alaska, el Mar de Bering, el Océano Pacífico occidental, México, el Océano Atlántico, África occidental y meridional, el Océano Índico septentrional y en partes de América del Sur, Europa y Asia. Sin embargo, ninguna área terrestre u oceánica tuvo una temperatura récord de junio a agosto”, encontró NOAA.

Sudamérica, Europa, África, el Golfo de México y la región de Hawái tuvieron una desviación de la temperatura promedio durante los meses de verano que se ubicaron entre los tres períodos más cálidos de la historia. África, por ejemplo, tuvo su período más cálido de junio a agosto jamás registrado. A nivel mundial, el período de junio a agosto fue el segundo período más cálido registrado con un promedio de 1,67 grados (0,93 grados Celsius) por encima del promedio del siglo XX, lo que supone una caída 0.04 grados (0.02 Celsius) con respecto al mismo período en 2016.

Europa vive al año como si tuviese 2,8 planetas a su disposición

Utilizando algunos de los mismos datos pero con métodos de análisis separados, la NASA descubrió que los meses de verano del hemisferio norte fueron el período más cálido registrado en el planeta, superando a 2016 por un pequeño margen. También por su parte, la NASA descubrió que el globo experimentó un período cálido récord de junio a agosto.

Según la NOAA, 9 de las 10 temperaturas más altas de la superficie terrestre y oceánica global de junio a agosto se han producido desde 2009. El único estío del hemisferio norte en esa lista de las 10 más calientes fue en 1998, debido a la incidencia de El Niño. Si miramos al hemisferio sur, donde es invierno cuando aquí es verano, se registró el invierno más alto nunca registrado, con datos empatados con los de 2015. A nivel global, ya se calcula que es probable que 2019 esté entre el segundo y cuarto año más cálido registrado en el mundo.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.