Salud

Ultrasonidos podrían alterar la función cerebral para influir en la toma de decisiones

Ultrasonidos podrían alterar la función cerebral para influir en la toma de decisiones

Los científicos han demostrado la validez de la técnica de ultrasonidos no invasivos de baja intensidad para modificar decisiones en un estudio reciente, en el que interrumpieron el “pensamiento contrafactual” en primates.

Si hablamos de tomar decisiones entra en juego el pensamiento o razonamiento contrafactual, un tipo de toma de decisiones que implica considerar opciones que no están disponibles ahora, pero podrían estarlo en el futuro. Un estudio reciente publicado en Nature Neuroscience es el primero en demostrar que una región cerebral frontal conocida como la corteza cingulada anterior puede regular el pensamiento contrafactual.

El artículo describe como los responsables lograron alterar el pensamiento contrafactual en monos macacos al atacar a las neuronas en su córtex cingulado anterior con ultrasonido no invasivo de baja intensidad. Pese a que la investigación sobre la toma de decisiones haya tendido a centrarse en los circuitos cerebrales que controlan las respuestas a los estímulos actuales, el nuevo estudio señala que “los animales a menudo persiguen comportamientos para los que actualmente no hay evidencia sensorial”. 

Desarrollan un nuevo material cuántico capaz de recuperar un cerebro dañado

Para poder hacer esto, los animales tienen que mantener representaciones internas de las elecciones incluso cuando no están disponibles. “Este es un estudio realmente emocionante por dos razones principales”, revela Elsa Fouragnan de la Facultad de Psicología de la Universidad de Plymouth, principal autora del estudio. La primera es la importancia crucial de la corteza cingulada para ayudar a cambiar a mejores alternativas, y la segunda es que los resultados muestran que “la ecografía de baja intensidad se puede usar para cambiar de manera reversible la actividad cerebral en una parte muy precisa del cerebro”.

El ultrasonido enfocado de baja intensidad pertenece a la gama de herramientas de estimulación cerebral no quirúrgica, capaces de mejorar aspectos de manera segura y con los efectos secundarios mínimos. Estudios anteriores han demostrado que puede alterar la actividad en el cerebro de los mamíferos de manera no invasiva, tanto al estimular como a bloquear las señales.

Algunos estudios también han demostrado que la ecografía puede influir en la actividad en las capas externas y también en el interior del cerebro humano. El estudio que hoy nos ocupa sugiere que la disfunción cerebral en la corteza cingulada anterior podría ser tratada con estos ultrasonidos, con el fin, por ejemplo, de paliar hábitos inútiles. En el experimento con monos, estimular el cerebro de esta manera interrumpió su pensamiento contrafactual.

Este avance “tiene el potencial de mejorar la vida de millones de pacientes con afecciones de salud mental mediante la estimulación de los tejidos cerebrales con una precisión milimétrica”, según indicó la autora.

Fuente | Medical News Today

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.