Salud

¿Tienes espasmos o contracciones en el párpado? Estas pueden ser las causas

¿Tienes espasmos o contracciones en el párpado? Estas pueden ser las causas

¿Alguna vez has experimentado tics o temblores en los ojos? En realidad se trata de una contracción de los músculos de los párpados cuyas causas pueden ser variadas, desde la falta de sueño hasta el estrés y la deshidratación.

Los espasmos oculares o contracciones del párpado tienen un término médico: mioquimia. Es habitual que estos molestos temblores afecten únicamente al párpado inferior de un solo ojo aunque en ocasiones también inciden sobre el párpado superior. Suelen ser volátiles y puntuales, pese a que en algunos casos su duración se prolonga semanas o meses.

Los motivos por los que nunca deberías rascarte los ojos, según la ciencia

En primer lugar, antes de profundizar en las causas de este fenómeno, no debes preocuparte. La inmensa mayoría de los espasmos oculares son inofensivos, eso sí, hay que acudir a la consulta de un especialista cuando son persistentes en el tiempo, pues en ese caso podrían indicar trastornos neurológicos graves como el blefaroespasmo o espasmo hemifacial.

Entre una y tres semanas de persistencia deberían alertarte para ir al médico. Otros indicadores de alerta son si se produce contracción en otras partes de la cara, y los ojos están enrojecidos, inflamados o aprecias secreciones oculares. 

Ahora que ya sabes que tu ojo no se mueve en absoluto, sino que la molestia procede en exclusiva del párpado y que se llama mioquimia, resultado de un fallo involuntario de las neuronas que estimulan los músculos de los párpados, veamos sus posibles causas.

¿Qué causa la contracción del ojo?

Estas son las razones más comunes por las que tus párpados se contraen:

  • Estrés
  • El exceso de cafeína
  • Deshidratación
  • Fatiga
  • Fatiga visual
  • Consumo de alcohol
  • Ojo seco -excesiva exposición a pantallas inteligentes-.
  • Problemas nutricionales
  • Alergias

¿Cómo evitar que tu ojo se contraiga?

La respuesta obvia es abordar las posibles causas de la contracción del ojo para ver si ayuda. Duerme más, reduce el consumo de cafeína, mantén tus ojos hidratados con gotas y haz lo que puedas para reducir el estrés. También debes cuidar tu alimentación y medicarte en caso de alergia.

Fuente | Reader´s Digest

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.