Salud

Si no quieres quedarte sordo deberías dejar de fumar

Si no quieres quedarte sordo deberías dejar de fumar

No solo incrementa notablemente el riesgo de padecer cáncer, muerte prematura, accidentes cerebrovasculares o problemas de corazón, sino que el tabaco también puede dejarte sordo, tal y como revela un macroestudio realizado en Japón.

La lista de consecuencias nocivas del tabaco es tan larga que asusta, o debería asustar a todos aquellos que aún no piensan en dejarlo. Si había pocos motivos para dejar de fumar, acaba de confirmarse uno mes: el tabaco te puede dejar sordo, como ha comprobado un macroestudio realizado en Japón.

Hasta un 60% menos de capacidad auditiva es el efecto de fumar que acaba de ser corroborado. Además existe un claro vínculo entre la cantidad de cigarrillos consumidos y la disminución de esta capacidad, o lo que es lo mismo: un cigarro más se traduce de forma casi automática en un poco menos de oído.

Para llegar a esta conclusión, un grupo de científicos ha seguido la evolución de más de 50.000 personas de muestra durante ocho años, cantidad de tiempo suficiente para probar que existe una relación, aunque la causalidad no esté aún clara y los propios científicos adviertan de que son necesarios muchos más análisis.

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar?

Más de 10 cigarrillos al día provocan una pérdida del 40% de la audición en sonidos de alta frecuencia y de un 10% en los de baja frecuencia, si subimos a entre 10 y 20 unidades diarias, la pérdida se acentúa hasta el 60 y el 20% respectivamente. Hablamos de un daño considerable y a tener muy encuenta si se prueba de forma más sólida la relación.

Eso no significa que fumar menos sea saludable, aunque puede evitar problemas mayores para tu audición. No obstante, también puedes tener en cuenta la posibilidad de pasarte a otras alternativas con menos nicotina –no el tabaco light, desde luego– como el vaping.

La buena noticia es que este efecto nocivo del tabaco desaparece si dejas de fumar, y lo hace en un plazo de tiempo relativamente corto. Aún estás a tiempo para dejar el tabaco antes de que el daño en tu oído sea permanente, además del resto de consecuencias que trae este hábito tan común en algunos países.

Lo que los científicos aún no han averiguado es por qué fumar te puede dejar sordo. No se sabe cuál es la relación entre la nicotina, el humo o cualquiera de los elementos del tabaco y la audición, aunque señalan que quizás tenga que ver con la reducción de los niveles de oxígeno en los órganos internos del oído.

[Fuente: Reuters]

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

Eduardo Álvarez