Salud

Por qué mucha gente no se lava lo suficiente las manos (y otros errores)

Por qué es malo ser demasiado limpio, según los expertos

Desde la Royal Society for Public Health (RSPH) alertan de qu teorías incorrectas que se hicieron populares en la década de 1990 han alimentado la confusión y los hábitos antihigiénicos entre las generaciones posteriores.

Muchos millennials han crecido bajo el yugo de la idea de que ser “demasiado limpios” es malo, abandonando determinados hábitos que son imprescindibles para prevenir múltiples enfermedades. En Reino Unido alertan de que la “hipótesis de la higiene” que se difundió ampliamente en la década de 1990 argumentaba que el aumento de las tasas de alergias se debía a una “limpieza excesiva”, sugiriendo os niños deberían estar expuestos a una amplia gama de microbios potencialmente dañinos.

Pero los expertos de la Royal Society subrayan que la gente no ha entendido bien las recomendaciones proporcionadas por los científicos. Una cosa es que las personas necesitemos la exposición diversa a microbios que en su mayoría son inofensivos, como los que encontramos en el medio ambiente -es sumamente saludable que los niños jueguen al aire libre– , pero deben eso no debe confundirse con reducir o eliminar la higiene en el hogar.

La investigación descubrió que uno de cada seis hombres piensan que el riesgo de no lavarse las manos después de ir al baño era bajo o nulo, mientras que uno de cada 12 no vio la necesidad de lavarse las manos después de manipular carne cruda. Alrededor de la mitad de las mujeres manifestaron opiniones similares, recogidas por la Royal Society for Public Health (RSPH).

10 cosas cotidianas con muchos más gérmenes que un WC

Los expertos demandan una mayor “higiene específica” en el hogar, en particular la limpieza de las superficies, los utensilios y las manos durante y después de la preparación de la comida, así poner la ropa de cama y las toallas en un lavado a 60 ° C. Estas medidas simples pueden reducir el riesgo de propagar infecciones graves como la listeria, e. Coli o norovirus.

Por otra parte, las personas también deben lavarse las manos con agua y jabón antes de comer con los dedos, después de ir al baño, después de toser, estornudar y sonarse las narices y después de manipular y lavar la ropa sucia. 

Por último, un buen lavado de manos también es esencial después de jugar con las mascotas, alimentarlas y limpiar sus desperdicios, y después de poner las bolsas de basura, según el informe de la RSPH.

Los investigadores también revelan que los cambios en los estilos de vida, como mantener a los niños en lugares cerrados y el uso creciente de antibióticos, están reduciendo la exposición a las “bacterias buenas” que se encuentran en el ambiente natural. Ante esta negativa tendencia se recomienda pasar más tiempo al aire libre y mejorar la higiene en el hogar.

“Salir al aire libre y jugar con amigos, familiares y mascotas es excelente para la exposición a ‘bacterias buenas’ y para construir un microbioma saludable, pero también es crucial que el público no se entere. El extremo equivocado de la vara – esto no tiene por qué obstaculizar la buena higiene”, apunta al diario Telegraph Lisa Ackerley, fideicomisaria de RSPH y experta en higiene de alimentos.

Un hogar limpio no es perjudicial

Otra encuesta realizada a 2.000 adultos encontró que casi una de cada cuatro personas estuvo de acuerdo con la afirmación: “la higiene en el hogar no es importante porque los niños necesitan estar expuestos a gérmenes dañinos para desarrollar su sistema inmunológico”. Más de la mitad también pensó erróneamente que mantener los hogares demasiado limpios era perjudicial.

“Mientras que la limpieza significa eliminar la suciedad y los microbios, la higiene significa limpiar en los lugares y momentos que sean importantes, de la manera correcta, para romper la cadena de la infección mientras se prepara la comida, se usa el baño o se cuida a las mascotas“, indica  profesora Sally Bloomfield, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

La encuesta también mostró que existe una gran confusión pública sobre la relación entre limpieza e higiene, con un 61% de personas que creen que las manos sucias de los juegos al aire libre pueden propagar gérmenes dañinos, a pesar de que hay poca evidencia de que la suciedad al aire libre contiene microbios dañinos.

Fuente | Telegraph

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.