Salud

Restringir calorías y hacer ejercicio puede empequeñecer tus huesos

Restringir calorías y hacer mucho ejercicio puede empequeñecer tus huesos

Según una nueva investigación llevada a cabo en ratones por la Universidad de Carolina del Norte, la restricción calórica, especialmente combinada con el ejercicio, puede hacer que los huesos sean más pequeños y más débiles.

La dieta perfecta es una de carácter completo o saludable, como la mediterránea o la DASH, combinada con ejercicio regular y sin restricción calórica. El hecho de reducir calorías en la dieta puede propiciar que los huesos se vuelvan más pequeños y débiles, tal y como describe una investigación publicada en un artículo reciente del Journal of Bone and Mineral Research. Por el contrario, hacer ejercicio con una dieta completa en calorías puede beneficiar la salud ósea.

El hueso no es un material inerte sino que está muy vivo; se renueva continuamente. Durante la infancia, la formación de hueso nuevo ocurre más rápido que la extracción del hueso viejo, lo que resulta en huesos más grandes, pesados ​​y densos. La formación de hueso continúa superando la extracción de hueso hasta alrededor de los 20-30 años, tiempo durante el cual alcanza su punto álgido en la mayoría de las personas.

Puara unos huesos sanos resulta esencial realizar ejercicio regularmente, no fumar, no beber demasiado alcohol y asegurarse de tener una cantidad suficiente de vitamina D y calcio en su dieta. La osteoporosis ocurre cuando la formación de hueso es demasiado lenta, cuando la extracción es demasiado rápida o ambas. La afección, que tiende a afectar a las mujeres con más frecuencia que a los hombres, debilita los huesos y los hace más propensos a fracturarse.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la osteoporosis afecta a alrededor del 25% de las mujeres y al 5% de los hombres de 65 años o más. Los científicos sugieren que una razón por la cual la osteoporosis es más común en las mujeres es porque sus huesos tienden a ser más pequeños y delgados. Otra razón podría ser porque la menopausia provoca una caída repentina en el estrógeno, una hormona que desempeña una función protectora de los huesos.

¿Sigues la paleodieta? Estudios advierten que amenaza tu corazón

El doctor Styner, responsable del estudio, sugiere que los nuevos hallazgos podrían ser particularmente relevantes para las mujeres porque a medida que envejecen, su salud ósea comienza a deteriorarse naturalmente. “La ingesta de calorías y la rutina de ejercicio pueden tener un gran impacto en la fortaleza de los huesos y el riesgo de ruptura o fractura”, advierte.

En su investigación, el Dr. Styner y sus colegas se centraron en la grasa de la médula ósea. Los científicos no entienden completamente cómo funciona este tipo de grasa pero sospechan que es dañino para los huesos en humanos y otros mamíferos, puesto que estudios anteriores han sugerido que los niveles más bajos de grasa de la médula ósea suelen ser una indicación de buena salud ósea.

Dichas investigaciones mostraron que los niveles de grasa de la médula ósea aumentan cuando el consumo excesivo de calorías conduce a la obesidad. También descubrieron que cuando se ejercitaban ratones con un peso normal y con obesidad, se producía una caída en la grasa de la médula ósea y mejoraba su densidad ósea.

En esta nueva investigación los ratones fueron divididos en dos grupos: el primero alimentado con una dieta regular y el otro con una dieta restringida en calorías que comprendía un 30% menos de calorías que la dieta regular. Los ratones con restricción calórica recibieron suplementos de minerales y vitaminas para que estas ingestas de nutrientes coincidieran con las de los ratones en la dieta normal. Luego, el equipo dividió a los ratones nuevamente en subgrupos sedentarios y de ejercicio y los monitoreó durante 6 semanas.

Esto creó cuatro grupos de ratones con cuatro patrones diferentes de dieta y ejercicio: los que llevaban una dieta regular sin ejercicio, los de dieta restringida en calorías sin ejercicio, los de dieta regular con ejercicio y por último, los de dieta restringida en calorías con ejercicio. Los resultados mostraron que aunque los ratones con restricción calórica perdieron peso, sus niveles de grasa de la médula ósea aumentaron significativamente, mientras que también se registró una importante disminución en la cantidad de hueso.

Los investigadores concluyen que la pérdida ósea en los ratones con restricción calórica se debió solo a la reducción de calorías y no a la falta de nutrientes, ya que los ratones tenían la misma ingesta de vitaminas y minerales que sus contrapartes de la dieta regular. El equipo descubrió que, como se esperaba de estudios anteriores, agregar ejercicio a la restricción calórica condujo a una reducción en la grasa de la médula ósea. Sin embargo, inesperadamente también condujo a una reducción en la cantidad y calidad general del hueso.

Fuente | Medical News Today

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.