Salud

¿Qué pasa cuando un país se hunde por el cambio climático?

Cambio climático país se hunde

El cambio climático global está poniendo en peligro a los pequeños países insulares, muchos de ellos en desarrollo, dañando su capacidad presente y futura para funcionar como estados independientes.

La soberanía es el principio más importante en las relaciones internacionales. Sin embargo, el calentamiento global y el cambio climático amenazan a muchos pequeños países, dada la incapacidad de la comunidad internacional para comprometerse con una acción ambiental firme.

Buscando algunos ejemplos, la República de Kiribati declaró en 2015 que los efectos del cambio climático están amenazando su propia existencia como nación. Junto con las Maldivas, las Islas Marshall, Tokelau y Tuvalu, Kiribati es especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático porque está compuesto enteramente de atolones bajos -islas coralinas oceánicas-.

A medida que el país aboga por una acción internacional y proactiva con respecto al calentamiento global, los efectos del aumento de los mares, la muerte de los corales y la intensificación de los peligros naturales ponen a prueba su capacidad para funcionar. Las naciones compuestas de atolones se caracterizan por tener reservas de agua dulce debajo de la superficie que son sensibles al aumento del nivel del mar y la sequía, por lo que sus poblaciones viven en riesgo ante una grave escasez de agua. El cambio climático también está afectando la producción agrícola, provocando escasez de alimentos y migraciones internas.

13 datos sobre cómo el cambio climático cambiará el sabor de los alimentos

En islas pequeñas, los movimientos pronto requerirán que las comunidades y los individuos se desplacen, propiciando refugiados climáticos. Ya Anote Tong, anterior presidente de Kiribati, afirmó que sus hogares pronto no existirán en este siglo.

¿Qué soluciones hay? Entre otras, el mecanismo denominado “gobierno en el exilio”, una herramienta que permite que un gobierno funcione fuera de su territorio, pero que evidentemente requiere el mantenimiento de una población, así como la renuncia de otra nación a un trozo de su territorio. Además, en el caso de la desaparición de un país, no está claro si conservará su soberanía a los ojos de la comunidad internacional.

Pero el problema del aumento del nivel del mar y la amenaza que supone para la estadidad de los estados del Pacífico deberían generar preocupación entre los defensores de la soberanía.

La difícil situación de las islas que se hunden empeora a medida que la comunidad internacional no logra abordar de manera efectiva el cambio climático. Sin una acción concreta, las migraciones climáticas transfronterizas se acelerarán a medida que los recursos se reducen y los territorios se erosionan por el aumento del nivel del mar, expulsando a las personas de sus hogares y poniendo en peligro la estadidad de todos los países del Pacífico.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.