Salud

La razón para no tomar zumos envasados, según Carlos Ríos (y la ciencia)

Zumo

Seguramente has oído decir que los zumos envasados no son buenos para la salud. Carlos Ríos, el nutricionista que se ha hecho famoso en Instagram por su lucha contra los alimentos procesados, ha apoyado esta afirmación con una serie de pruebas científicas.

Carlos Ríos es un nutricionista español conocido por su actividad en redes sociales. Su incesable apuesta por mejorar la alimentación de sus seguidores pasa por una clara premisa: dejar atrás los ultraprocesados.

Con su lema “El cambio que tu alimentación y tu salud necesitan”, anima a la gente a unirse al mundo realfooding. Así, entre los últimos post que ha compartido en Instagram, se encuentra uno en el que revela por qué no deberías tomar zumos envasados. 

“El zumo nunca va a ser igual que la fruta entera y la razón es porque la fruta guarda su estructura completa (matriz alimentaria)”, comenta. “La combinación de sus azúcares con la fibra en una compleja red fibrosa que precisa de la masticación y acompañada del resto de sus fitonutrientes, hacen de la fruta un alimento único, saludable e insustituible en su forma original”. 

6 alimentos verdes que te ayudarán a bajar de peso

Entonces, ¿cuál es el problema con el zumo artificial? Resulta que estos productos tienen azúcares libres (los añadidos por el fabricante en los ultraprocesados o el consumidor), lo que implica que añaden azúcares extra a los de la propia fruta cuando esta se procesa para hacer la bebida en sí.

Por lo tanto, al romperse la matriz alimentaria, se liberan también los azúcares de la misma y la cantidad de azúcar que se ingiere aumenta considerablemente.

Tal y como ha señalado el nutricionista, consumir este tipo de productos se relaciona con problemas que surgen del alto consumo de azúcares añadidos, entre los que se encuentra la diabetes T2, las caries, la obesidad y el cáncer.

Otra de las razones por las que cree que deberías evitar los zumos envasados es porque pueden llevar exprimidos mucho tiempo, contener más azúcares añadidos o incluso tener menos antioxidantes. Además, asegura que, a pesar de que por sus ingredientes incitan a un consumo excesivo, son “menos saciantes que la fruta entera”.

Además, destaca que los zumos caseros se pueden consumir, pero con moderación y bajo una serie de preceptos: “Lo ideal es que lo bebas con su pulpa y como máximo un vaso al día (200 ml). Si lo vas a beber en la comida, es mejor que lo acompañes de alimentos sólidos”.

*Artículo original publicado por Carlos Ríos en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider