Salud

India sufre la peor plaga de langostas en 30 años por el calentamiento global

Insecticidas, drones y seguimiento para detectar la invasión de langostas que asola la India: la peor plaga en tres décadas amenaza la supervivencia de los cultivos y tiene una relación directa con el calentamiento global.

Plaga en la India. Gigantescos enjambres de langostas del desierto han atacado partes de los estados de Rajasthan, Gujarat, Maharashtra, Madhya Pradesh, Punjab y Uttar Pradesh. Delhi, en el centro de India, también emitió alertas después de las sugerencias de que los enjambres también podrían llegar a la capital india, dadas las indicaciones pronosticadas del viento.

En este país asiático gravemente golpeado por la pandemia de coronavirus, esta plaga de insectos que destruye los cultivos amenaza la seguridad alimentaria y el frágil estado de su mermada economía. ¿Los culpables? El calentamiento global y por ende, la mano humana. En estos momentos en el país se hace patente el dicho de “a perro flaco, todo son pulgas”: a la pérdida de cultivos y las cifras de contagiados por el SARS-COV-2 se suman temperaturas récord.

La bajada de la contaminación deja ver el Himalaya por primera vez en 30 años

Es la peor infestación de langostas que India ha visto desde 1993, según la Organización de Advertencia de Langostas (LWO) del país, pero los enjambres no son nuevos para la nación. Suelen llegar de Pakistán entre julio y octubre y permanecen concentrados en Rajasthan. En esta ocasión, las condiciones climáticas extremadamente cálidas han ayudado a los enjambres a extenderse a los estados vecinos, llegando a campos de cultivo, áreas urbanas e incluso la popular ciudad turística de Jaipur, donde nunca antes se los había visto.

Las langostas son similares a los saltamontes, pero pueden migrar a grandes distancias: un enjambre puede cubrir cerca de 144 kilómetros en un día. En concreto, las langostas del desierto forman enjambres particularmente densos y altamente móviles, según el centro de información de langostas del desierto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Son animales inofensivos que no atacan a personas ni a otros animales, pero a efectos de perjudicar a la agricultura están consideradas plaga migratoria más destructiva del mundo: un enjambre de 40 millones de langostas puede engullir suficiente comida para 35.000 personas. Y eso sería un enjambre pequeño: un enjambre de un kilómetro puede tener hasta 80 millones de langostas, y al menos 10 de este tipo han sido avistados masticando cultivos en la India desde el pasado miércoles, tal y como advirtió la LWO.

Varios medios de comunicación indios informaron que cerca de 123,500 acres de tierras de cultivo ya habían sido destruidas en los estados de Rajasthan y Madhya Pradesh. Además, debido al confinamiento por la pandemia, muchos de estos trabajadores no pudieron atender sus cultivos en los últimos meses. Por su parte, los expertos han advertido que más enjambres, que todavía devoran cultivos en Pakistán y el Cuerno de África, podrían migrar a la India nuevamenteen junio.

El cambio climático, responsable del fenómeno

Los científicos han dicho que el clima extremo es el culpable de los enjambres inusualmente grandes y generalizados de este año. “El brote comenzó después de que las cálidas aguas en el Océano Índico occidental a fines de 2019 alimentaron grandes cantidades de lluvias sobre África oriental y la Península Arábiga”, explicó Roxy Mathew Koll, científico principal del Instituto Indio de Meteorología Tropical.

“Estas aguas cálidas fueron causadas por el fenómeno denominado Dipolo del Océano Índico, con aguas más cálidas de lo habitual al oeste y aguas más frías al este. El aumento de las temperaturas debido al calentamiento global amplificó el dipolo e hizo que el Océano Índico occidental se volviera particularmente cálido”.

Fuente | CBS News

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.