Salud

El efecto yo-yo de las dietas puede acortar tu vida y dañar tu corazón

Efecto yoyo

El efecto yo-yo asociado a las dietas no solamente implica estrés, ansiedad y altibajos de peso notorios, sino que puede mermar tu esperanza de vida y deteriorar la salud de tu corazón.

Apostar por una alimentación equilibrada y saludable, practicar deporte con frecuencia y abandonar los malos hábitos como el tabaquismo suelen ser opciones mucho más favorables a largo plazo que subirse al carro de las dietas, especialmente aquellas carentes de algún grupo de macronutrientes o el caso de las peligrosas dietas milagro que prometen adelgazar en un corto período de tiempo.

Además, las estadísticas muestran una realidad desesperanzadora ante las dietas: hasta el 80% de las personas que logran perder más del 10% de su peso corporal lo terminan recuperando en un año. Así se conoce el efecto yo-yo, o fenómeno de adelgazar en un período corto para luego recuperar lo perdido. Son numerosas, en este sentido, las investigaciones científicas que han puesto el dedo sobre los efectos potencialmente dañinos de estos ciclos repetidos de pérdida de peso y aumento de peso.

Algunos estudios han sugerido que el efecto yo-yo de las dietas incrementa el riesgo de mortalidad, mientras que otros cuerpos de investigación apuntan a un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca en concreto. Este análisis sugirió que además, este fenómeno puede propiciar una “montaña rusa” cardiometabólica en la que la salud del corazón mejora notablemente tras unas pocas semanas de dieta saludable, pero los efectos cardiovasculares negativos son inmediatos una vez que el individuo abandona la dieta.

5 alimentos para mantener tu corazón tu corazón sano

Ahora, una reciente investigación ha puesto el foco en cómo el efecto yo-yo perjudica la salud cardiovascular de las mujeres. Los responsables examinaron a 485 mujeres con una edad promedio de 37 años y un índice de masa corporal (IMC) promedio de 26. Todas ellas detallaron con qué frecuencia en sus vidas habían perdido al menos 5 kilos y habían recuperado el peso en un año.

Los investigadores evaluaron la salud de las mujeres empleando los factores de riesgo que la AHA (American Heart Association’s) utiliza para definir la salud cardiovascular ideal: condición de fumador, actividad física, peso, dieta, glucosa en sangre, colesterol y presión arterial.

En general, el 73% de las participantes el estudio dijeron que habían experimentado al menos un episodio de ciclos de peso. Estas mujeres tenían un 82% menos probabilidades de tener un IMC saludable, que la comunidad médica define como de entre 18.5 y 25, que las mujeres que no habían tenido ningún episodio de pérdida de peso con efecto yo-yo.

Estas mujeres también tenían un 65% de posibilidades de situarse dentro del rango “óptimo” de salud cardiovascular, lo que implica menos probabilidades de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. En el estudio actual, los efectos negativos de la dieta yo-yo fueron más notables en las mujeres que nunca habían estado embarazadas. “Estas probablemente eran más jóvenes y podrían ser aquellas que comenzaron a completar un ciclo de peso a una edad más temprana”, apunta el doctor Aggarwal, responsable del estudio.

El autor principal enfatiza que el estudio no puede establecer la causalidad. “Esperamos extender el estudio de 5 a 10 años para confirmar estos resultados y observar los efectos a largo plazo”, revelan. Aunque los hallazgos actuales no son generalizables para los hombres, “hubo investigaciones previas que mostraron resultados similares en los hombres, y los que pesaron en ciclos tenían el doble de riesgo de muerte cardiovascular en la mediana edad”, apuntó el autor.

Fuente | Medical News Today

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.