Salud

Dormimos más pero peor durante el confinamiento, según un estudio

Dormimos más pero peor durante el confinamiento, según un estudio

Durante el encierro propiciado por la COVID-19 hemos dormido durante más tiempo, pero con peor calidad. Así lo concluye un reciente estudio europeo

Una encuesta realizada en la Universidad de Basilea y el Hospital Psiquiátrico de la Universidad de Basilea descubrió que hemos dormido más pero deteriorando la calidad del descanso durante el confinamiento. Para averiguarlo, participaron 435 personas, que notificaron online durante seis semanas diversas cuestiones sobre su sueño, entre el 23 de marzo y el 26 de abril de 2020.

Los participantes procedieron de Suiza, Austria y Alemania, de los cuales el 75% eran mujeres. Además, más del 85% de los encuestados trabajaban desde casa en ese momento. Uno de los principales descubrimientos de la encuesta es que el bloqueo redujo la relajación de los ritmos sociales, mermando también el desfase horario social que se suele padecer. De esta manera, los patrones de sueño vigilia del ritmo circadiano obedecieron a señales biológicas internas y no a ritmos sociales. 

¿Por qué te dan espasmos musculares antes de dormir?

De medias, los participantes duermieron hasta 50 minutos más que antes de que estallase la pandemia. Uno de los principales motivos pudo ser la instauración del teletrabajo, no tener que pasar tiempo en el transporte o incluso ver su actividad laboral temporalmente suspendida. Desafortunadamente, este tiempo extra de sueño no se tradujo en una mejora en la calidad percibida del mismo.  

Es más, los usuarios investigados experimentaron un deterioro y notificaron la aparición de tensiones, desde preocupaciones financieras y de salud a un aumento de la ansiedad, problemas de cuidado infantil y conciliación, estrés en relación a la economía y al trabajo, etc…

Los expertos en sueño tenían una solución potencial para aquellos cuyo sueño se había deteriorado: practicar deporte con regularidad en aquellos países en los que se permitía. “Nuestros hallazgos sugieren que la actividad física al aire libre podría contrarrestar un deterioro en la calidad del sueño”, dijo Blume. De esta manera es posible liberar endorfinas, idóneas para mejorar el estado de ánimo y mejorar también la calidad del sueño.

El estudio fue publicado en la revista científica Current Biology.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.