Salud

7 errores comunes que cometes con el aceite de oliva

5 errores comunes que cometes con el aceite de oliva

El delicioso y sano aceite de oliva merece que lo uses explotando sus amplias cualidades nutricionales al máximo. Sin embargo, existen una serie de errores comunes que muchas personas cometen a diario con él.

El aceite de oliva es uno de los alimentos imprescindibles de la dieta mediterránea, con múltiples beneficios para el organismo como el cuidado del corazón y la disminuación del colesterol en sangre, la mejora de las digestiones, el fortalecimiento de los huesos, la mejora del metabolismo o la reducción del riesgo de cáncer. Es un alimento rico en antioxidantes, vitamina K y vitamina E, además de grasas saludables monoinsaturadas como el ácido oleico y el ácido palmitoleico.

La bioeconomía, el futuro del rural andaluz ligado a la oliva

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) se considera, de hecho, una de las Siete Maravillas del Mundo de los Alimentos. Aunque es básico en la cocina es común cometer determinados fallos a la hora de usarlo o conservarlo. Te revelamos los errores más frecuentes que cometes con el aceite de oliva.

7 errores frecuentes con el aceite de oliva

  • Envase de plástico o vidrio transparente: Uno de los mayores enemigos de la calidad del aceite de oliva es la luz del sol, además del oxígeno. Una vez que el aire y la luz tocan el aceite, puede comenzar a volverse rancio y empeorar el sabor. Por ello, es mejor optar por botellas de vidrio de color verde oscuro o marrón oscuro.
  • Almacenar el aceite cerca del calor: La exposición al calor, ya sea de la estufa o de la luz directa a través de una ventana soleada, también perjudica al aceite de oliva ya que los polifenoles pueden degradarse y disminuir el sabor o el perfil sensorial. Es mejor guardarlo en la despensa o en otro lugar fresco, no en el alféizar de una ventana o cerca de calefacción.
  • Juzgar el aceite por su color: Es habitual que los consumidores confundan el color con la indicación de calidad. La tonalidad es solo un indicador de cuándo se cosechó la aceituna y cuándo se presionó el aceite. De hecho puede ser desde verde vibrante hasta amarillo dorado suave, así que no desdeñes un buen aceite porque el color te parezca extraño.
  • Apostar siempre por la calidad intermedia: La mayor parte de la gente no opta por el más barato del supermercado ni tampoco por uno que cuesta un ojo de la cara. Los expertos recomiendan tener un aceite de oliva para todos los días y un virgen extra más robusto y de calidad superior para aderezos caseros de ensaladas o tostas. 
  • Cocinar a fuego alto: Los métodos de cocción a alta temperatura pueden destruir los antioxidantes presentes en el AOVE y alterar el sabor. Por ello, no es recomendable usarlo para freír.
  • Cocinar con aceites delicados: Los aceites de oliva más delicados, aquellos con sabores más suaves, no deberían exponerse al calor para proteger sus propiedades aromáticas y sabores. Lo suyo es emplearlos como aceites de acabado para resaltar los sabores de la pasta o ensalada fría, así como para desayunar con pan, por ejemplo.
  • Aferrarte a tu aceite demasiado tiempo: La vida útil del aceite de oliva virgen extra es de aproximadamente 24 meses, así que no conserves las botellas viejas durante una eternidad. Una posible consecuencia es el sabor rancio y desagradable.

Fuente | Woman´s Health

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.