TICbeat LAB

El recibo de la luz sube un 20%: 6 trucos para pagar menos

El recibo de la luz sube un 20%: 6 trucos para pagar menos

La ola de frío, la subida del gas natural, el aumento de la cuota de CO2 y las restricciones de movilidad afectan al recibo de la luz, que ha subido en torno al 20% en una semana. Estos elementos están fuera del control de la población, pero sí hay algunas acciones que se pueden llevar a cabo para ahorrar electricidad.

Muchas personas que caminen por la calle, miren por la ventana o se informen en sus dispositivos serán conscientes de la ola de frío que recorre España estos días debido a la borrasca Filomena. Y quienes consultan la factura de la luz verán algunas de sus consecuencias. Y es que el recibo de la electricidad se ha disparado entre un 20% y 30% en la primera semana del año.

9 trucos expertos para gastar menos dinero en calefacción este invierno

La ola de frío y sus consecuencias en el uso de calefactores y estufas, el incremento en el precio del gas natural y la subida de la cuota del dióxido de carbono son algunos de los factores que explican este aumento en el precio de la luz. A los que se suman las restricciones de movilidad impuestas por la pandemia del coronavirus, que provocan que se pase más tiempo en las casas.

Si bien estos elementos están fuera del control de la población, sí hay algunas acciones que se pueden llevar a cabo para ahorrar electricidad.

¿Cómo pagar menos en la factura de la luz?

Optimizar el consumo de las bombillas, reducir la potencia contratada y acabar con el stand-by son algunos trucos para ahorrar luz y así reducir el gasto en el recibo de la electricidad.

Reducir la potencia contratada

Ajustar la potencia eléctrica que tienes contratada es una de las principales vías, aunque quizá no tan conocida, de ahorrar electricidad. Y es que cada 1,15 kW de potencia suponen casi 50 euros al año, advierte la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

Electrodomésticos más eficientes

Si vas a comprar un nuevo electrodoméstico, aprovecha para adquirir uno con los mayores niveles de eficiencia energética, cuyo máximo es A+++.

Esto es especialmente importante en el caso de los frigoríficos, los congeladores, las lavadoras y los lavavajillas, ya que son los que más consumen y juntos suponen casi el 60% del gasto de los electrodomésticos, según un estudio del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Uso optimizado de las bombillas

Si aún no lo has hecho, sustituye las bombillas de tu casa por bombillas LED. Implican un mayor gasto en el momento de la compra, pero acaban suponiendo un importante ahorro de energía eléctrica y económico respecto a los otros tipos. Además, tienen una vida útil más larga (entre 10 y 35 años), se encienden inmediatamente sin necesidad de calentarse antes y soportan mejor los golpes.

Otra forma de optimizar el uso de las bombillas es reduciendo su número. Revisa las habitaciones con dos o más bombillas: es posible que en algún caso la luz se solape o sea excesiva, y suprimir una bombilla apenas se notará en la iluminación.

Desconectar los aparatos en stand-by

Cuando apagas la televisión pulsando el botón, en realidad no la has apagado del todo. El dispositivo se encuentra en un estado de reposo o de stand-by, y sigue consumiendo de forma silenciosa pero constante. Apagar por completo este u otros aparatos (ordenador, equipo de música, videoconsola, microondas…) te permite ahorrar hasta un 10%, según cálculos de la OCU.

Para ello, puedes desconectar de forma manual los enchufes, o instalar regletas con interruptores para desconectar los aparatos que no estés usando.

Cambia tu tarifa

Ahorrar energía eléctrica también depende, y mucho, de la tarifa que tengas contratada. Puedes comparar tarifas y elegir la que más te conviene con herramientas como la de la OCU.

Otro aspecto que juega un papel importante para ahorrar en la factura de la luz es apostar por una tarifa con discriminación horaria, que cambia el precio de la energía según el momento del consumo. Si eres capaz de concentrar al menos un 30% del consumo eléctrico en el horario valle (más barato: desde las 22:00 hasta las 12:00 en invierno; desde las 23 a las 13 en verano), ahorrarás entre un 30% y un 50% en tu factura eléctrica, lo que supone unos 80 euros al año.

Pequeños actos con grandes consecuencias

Finalmente, el día a día está lleno de momentos, actos y pequeñas decisiones que muchas veces has podido pasar por alto, pero que tienen un efecto importante al final del mes o del año a nivel energético y económico. Se trata de pequeños trucos para ahorrar luz y dinero:

  • Reduce un grado la temperatura de la calefacción y ahorrarás un 7% en el consumo.
  • No subas de manera brusca la temperatura de la calefacción.
  • Aprovecha al máximo la luz natural.
  • Revisa la instalación y purga los radiadores.
  • Aísla la casa para que no se pierda el calor: subir las persianas en invierno si hace sol, poner cortinas como aislante del exterior y tapar las rendijas de las puertas con esterillas, alfombras o burletes.
  • Apaga las luces que no estés utilizando.
  • Elige los programas que funcionan a temperaturas bajas para los electrodomésticos.
  • No te comportes en invierno como si estuvieses en verano. Suena obvio, pero no siempre se hace: subir la calefacción para poder seguir en manga corta no tiene sentido, pero además afectará a tu bolsillo.

*Artículo original publicado por Carlos Galán Feced en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider