Los cristales del coche se empañan por efecto de la condensación. Sucede cuando la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior del habitáculo es alta y el vapor de agua que se genera dentro se acumula en la cara interna de los cristales.

Por qué ir escuchando música en el coche es bueno para tu corazón

La primera reacción es retirar ese vaho con la mano o algún trapo, especialmente de la ventanilla lateral y la parte izquierda de la luneta para poder ver mejor. Un remedio de escaso recorrido ya que el vapor de agua no tardará en nublar de nuevo la visión. En lugar de esto es mejor recurrir a alguno de los siguientes trucos para desempañar los cristales del coche.

Cómo desempañar los cristales del coche (y hacerlo bien)

Hay varias formas de eliminar ese incómodo vaho que se forma en los cristales:

  • la técnica más eficaz consiste en activar la calefacción, con el ventilador a máxima potencia y las salidas de aire apuntando hacia el cristal. Es cierto que con el aire acondicionado se obtiene el mismo efecto, pero de forma más lenta. Elijas aire frío o caliente lo que no debes hacer es activar la recirculación
    Cómo limpiar el climatizador del coche
  • los coches equipados con climatizador tienen un botón específico para desempañar las lunas (activa de forma simultánea todo lo indicado en el párrafo anterior)
  • abrir un poco las ventanas para que los cristales se desempañen es una solución que funciona, ya que de esta forma se produce la circulación del aire que hay condensado dentro del coche
  • otro truco para desempañar la luna hace referencia a pasar una bayeta por el cristal con agua y jabón antes de emprender la marcha. Si lo usas, recuerda que debes secar la superficie con un paño seco para conseguir que el vaho no cubra el interior del parabrisas durante un tiempo

Una vez que ha desaparecido la capa de vaho de la luna, para que no vuelva a ocurrir durante la conducción, es importante mantener una temperatura adecuada en el interior del coche. Lo más recomendable es seleccionar entre 18 y 19 grados, pero nunca más de 20.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild.es