Innovación

¿Una fábrica en un asteroide? Industrias pesadas quieren colonizar el sistema solar

¿Una fábrica en un asteroide? Industrias pesadas quieren colonizar el sistema solar

Si creías que la codicia o el afán de expansión humano se circunscribe a los límites de nuestro planeta, estás muy equivocado. Numerosas empresas desean llevar sus fábricas al espacio y buscar materiales y recursos en asteroides y otros cuerpos celestes.

Si hace poco rescatábamos la idea de startups que quieren poner anuncios en la órbita baja terrestre, hoy toca hablar de fábricas espaciales. Suena a película de ciencia ficción, pero muchos expertos ya argumentan que una de las bazas para la supervivencia humana se encuentra fuera del planeta Tierra. Hablamos de hallar materiales en otros cuerpos del sistema solar en lugar de agotar los recursos que nos quedan mientras la población continúa su trepidante ritmo de crecimiento.

“El sistema solar puede soportar una industria mil millones de veces mayor que la que tenemos en la Tierra”, revela Phil Metzger., un científico planetario de la Universidad de Florida Central. Su mismo argumento es recogido por una nueva escuela de compañías que han surgido en la última década, tratando de convertirse en pioneras en la recolección de recursos espaciales.

Cómo se podrán cultivar verduras en el espacio gracias a las luces LED

Uno de los ejemplos es Planetary Resources, compañía que ha recaudado decenas de millones en fondos para desarrollar tecnologías de extracción de asteroides, aunque su primera misión ha sido pospuesta de forma indefinida debido a problemas financieros. Otro defensor de trasladar industria al espacio no es otro que el controvertido CEO de Amazon y Blue Origin. “En mi opinión, la razón por la que tenemos que ir al espacio es para salvar la Tierra”, dijo Jeff Bezos durante el anuncio del aterrizaje lunar de su compañía espacial el mes pasado.

Según cálculos aritméticos a largo alcance, el problema principal a largo plazo es la falta de abastecimiento energético Incluso la NASA ha optado recientemente por invertir millones de dólares en tecnologías que podrían ayudarnos a explorar los recursos lunares y los asteroides mineros. Otra posibilidad es la constituida por las estaciones de energía solar en el espacio, un plan que China ya está trabajando para poner en órbita.

Sin embargo, esta vertiente les parece peligrosa y peliaguda a un sector de la ciencia: un grupo ya ha firmado una propuesta que pide que más del 85% del sistema solar esté protegido del desarrollo humano, tal y como recoge el diario The Guardian.

“Si no pensamos en esto ahora, seguiremos adelante como siempre lo hemos hecho, y en unos cientos de años enfrentaremos una crisis extrema, mucho peor de lo que tenemos ahora en la Tierra”, dijo Martin Elvis, astrofísico senior y el autor principal de la propuesta. “Una vez que hayas explotado el sistema solar, no queda ningún lugar para ir”.

5 cosas que los astronautas de la NASA no pueden comer en el espacio

Antes de que la manufactura espacial y la minería se conviertan en realidad, todavía queda mucho trabajo por hacer. Hace solo cinco años, la empresa con sede en California Made In Space se convirtió en la primera compañía en imprimir en 3D un objeto en gravedad cero. La misma compañía obtuvo un importante contrato con la NASA en 2018 para desarrollar un “sistema de fabricación de metal híbrido para la exploración espacial”. La idea es imprimir piezas utilizando metales de grado aeroespacial como el titanio y el aluminio.

Por otra parte, agencia espacial japonesa JAXA recientemente logró aterrizar su nave espacial Hayabusa2 en un pequeño asteroide, incluso disparando una bala (y lanzando una bomba) a su superficie para recoger muestras. No obstante, son pasos que todavía se hallan a años luz de poder extraer recursos espaciales. Lo más adecuado sería mirar hacia nuestro propio planeta y luchar por combatir el cambio climático que pone en peligro la única vida que conocemos.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.