Hoy venimos a hablar de un interesante proyecto: se trata de SunUp Solar Backpack, los paneles solares flexibles para mochila que recargan una batería de 4.000 mAh en 12 horas.

Bradley Brister es un estudiante de ingeniería de la Universidad Brunel de Londres, que se dió cuenta de que los dos tipos de placas solares para mochila que se venden en la actualidad, tienen desventajas.

Por un lado están las placas rígidas, que tienen una eficiencia energética realmente alta, del 21%, pero se rompen fácilmente con un golpe, o por el simple ajetreo de la mochila. Por otro tenemos las placas solares flexibles, que son más resistentes pero su eficiencia energética es de solo el 7%.

A Bradley Brister se le ocurrió crear una especie de placas híbridas que aprovechen lo mejor de cada versión, y decidió convertirlo en su proyecto de fin de carrera.

Las alas negras de las mariposas, claves para mejorar los paneles solares

Lo que hizo fue usar placas rígidas, que son las que más energías solar atrapan, pero las dividió en triángulos que unió entre sí por medio de unas bisagras. Esto permite que la placa resultante sea moldeable, para adaptarse a la forma de cada mochila y resistir mejor los golpes. Y al mismo tiempo es capaz de capturar la máxima energía posible que permite una placa rígida.

Bradley Brister fabricó las bases de plástico con las bisagras, en donde se encajan los triángulos de la placa solar, con una impresora 3D. Después conectó las placas entre sí mediante cableado. Y este es el resultado:

Esta especie de manta solar se coloca encima de la mochila, y se amolda a ella mucho mejor que la placa rígida. Es capaz de recargar un móvil con una batería de 4.000 mAh en 12 horas de sol, así que en una excursión de verano puede recargar el móvil al completo todos los días, prescindiendo completamente de los enchufes.

No sabemos si Bradley Brister tiene pensado comercializar esta SunUp Solar BackPack, pero si tienes curiosidad puedes leer completo su proyecto de fin de carrera en este PDF.