Innovación

Este robot evita que 50.000 kilos de plástico lleguen al mar a diario

Este robot evita que 50.000 kilos de plástico lleguen al mar a diario

Un dispositivo de la fundación The Ocean Cleanup consigue evitar que cadadía unos 50.000 kilos de plástico lleguen desde los ríos a los océanos, asfixiando los ecosistemas marinos.

La contaminación por plásticos no es un problema exclusivo de los océanos. De hecho, la ingente cantidad que inundan los ríos es una problemática sangrante en algunas zonas del planeta, especialmente en Asia. Tanto es así que cerca del 1% de los ríos del mundo —unos 1.000— son responsables de la mayor parte de la basura que hay en los mismos. Ejemplo de ello es la capital de Indonesia, Jakarta, donde toneladas de deshechos recorren el Cengkareng Drain, que atraviesa la ciudad.

Para evitar que todos esos plásticos que arrastra acaben en el océano, la organización The Ocean Cleanup ha desarrollado y puesto en marcha un robot que se encarga de recoger y reciclar todos esos desperdicios que flotan en los ríos y los contaminan. Bautizado como Interceptor, el sistema se alimenta de energía solar para limpiar la contaminación.

La fundación, famosa por desarrollar una barrera para capturar la basura del mar (concretamente de la gran Isla de Plásticos del Pacífico), lleva cuatro años trabajando en la puesta en marcha de este robot que ha sido presentado este fin de semana en Rotterdam. El sistema consiste en una especie de presa que dirige la basura a través del río hasta el interior del androide y la recoge en su interior para su posterior reciclaje.

La organización estima que cada año se acumulan 2,4 millones de toneladas de plástico a los ríos y que el grueso de la basura que se concentra en los que están ubicados en Asia. Con el claro propósito de poner fin a la contaminación por este tipo de desperdicios, The Ocean Cleanup ha desarrollado esta tecnología que funciona como una barrera.

La solución de la fundación, parecida a la que diseñó para los océanos, se ancla a la rivera de los ríos y ayudada de una barrera recoge la basura que flota. De ubicarse otra barrera un poco más abajo (en el caudal del mismo) se podrían recoger los desperdicios que sortearon la primera.

Los plásticos entran en el interior del Interceptor a través de una cinta transportadora. Esta cinta saca la basura del agua y, gracias a un sistema autónomo, la distribuye en contenedores en el interior de la barca. Una vez que el sistema esté lleno, se retiran los contenedores de basura, se vacían y se vuelven a colocar en el interior del Interceptor para que siga recogiendo basura.

Roma permite canjear botellas de plástico por billetes de metro gratis

El sistema funciona con energía solar y puede retirar del agua una media de 50.000 kilos de basura al día. Una cantidad que varía en función de las corrientes y las mareas. La organización eleva esta cifra, no obstante, hasta los 100.000 kilos de basura. 

Frente a otros diseños similares, el desarrollo de The Ocean Cleanup presenta una mayor autonomía ya que no requiere de interacción humana y es más fácilmente escalable, según argumenta la organización. Así es que su objetivo es llevarla a los ríos más contaminados del mundo en los próximos cinco años.

Más allá del río indonesio, la fundación ha llevado ya este sistema de recolecta de residuos a Malasia, y planea trasladarlo próximamente a Vietnam y a la República Dominicana. Le seguirán Tailandia, la costa este de Estados Unidos y El Salvador. La organización quiere retirar la basura de los 1.000 ríos más contaminados del mundo en cinco años para que no sigan vertiendo basura a los océanos y dejar el mar libre de plásticos.

*Artículo original publicado por Lidia Montes en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com