Energía Innovación

Kiselyovsk, la ciudad rusa donde la nieve es negra y todos quieren huir

Kiselyovsk, la ciudad rusa donde la nieve es negra y todos quieren huir

Nadie se quiere quedar a vivir en la gélida localidad de Kiselyovsk, donde la nieve es negra a causa de la cercanía de una mina a cielo abierto responsable de muertes prematuras y numerosos problemas de salud.

Los residentes de la ciudad rusa de Kiselyovsk desean ser reconocidos como refugiados ambientales y poder huir de este contaminado enclave. Por ello, han enviado una solicitud para el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. “Déjenos entrar”, es el mensaje. Existen tecnicismos legales tan complicados como absurdos, ya que al escapar de la contaminación y no del cambio climático, los expertos apuntan a que su solicitud no tiene demasiadas probabilidades de ser aceptada.

Según Motherboard, alrededor del 80%de la población de Kiselyovsk vive cerca de una mina de carbón a cielo abierto. Como resultado, el agua y los alimentos de la ciudad están altamente contaminados, la nieve se ha tornado negra, el cáncer y la tuberculosis han proliferado como la pólvora y la esperanza de vida ha caído en picado medida que el polvo tóxico cubre la región.

El coste emocional de la contaminación: un estudio revela que nos hace más infelices

“Elegimos Canadá porque el clima allí es similar al de nuestra región”, dijo uno de los organizadores del éxodo ambiental a un periódico local, según CBC. “Para que las autoridades rusas no digan que solo queríamos mudarnos a países cálidos”. Los residentes han publicado su petición de asilo a través de una serie de vídeos de YouTube como este. 

Por norma general, Canadá no da la bienvenida a los refugiados ambientales, especialmente cuando otras partes de Rusia siguen siendo aceptando a este tipo de solicitantes. El profesor de derecho de la Universidad de Queens, Sharry Aiken, señaló a Motherboard que considera esta postura obsoleta frente a un planeta cada vez más inhóspito.

La nieve negra es un símbolo palpable y aterrador de la catástrofe ecológica generada por la mano humana. Los habitantes de este lugar aspiran polvo con metales pesados tan peligrosos como el mercurio o el arsénico, viendo reducida su esperanza y calidad de vida por la codicia y la expropiación de recursos naturales de unos pocos, que además, contaminan la zona y dañan a numerosas especies animales y vegetales. Por el momento, la esperanza de vida en Siberia ha disminuido entre tres y cuatro años. Y lo más probable es que sea solo el principio.

Imagen | Vice

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.