Hay muchas personas a las que el acelerado ritmo de vida actual no les deja tiempo libre para nada. Las largas jornadas laborales, unidas con prolongados trayectos diarios de transporte y otros inconvenientes, hacen que en muchos casos sea inviable tener un animal en casa. Y eso sin contar con los problemas que puede poner el casero si vivimos en un piso alquilado.

Hiro-Chan, el bebé robot sin cara con fines terapéuticos que triunfa en Japón

La tecnología ha puesto solución a todos estos problemas, de manera que, si lo deseas (y tienes un presupuesto holgado), tienes la posibilidad de adoptar uno de los adorables gatos biónicos desarrollados por Elephant Robotics.

Como puedes ver en el vídeo sobre estas líneas, tanto los movimientos como el comportamiento de MarsCat son muy similares a los de los gatos reales. Camina, corre, se estira, se sienta, se muerde y afila las uñas, juega, “amasa” e incluso entierra los excrementos (aunque realmente no genera ningún desperdicio): reproduce infinidad de acciones de los mininos de manera completamente automatizada.

Además, el gato biónico es totalmente interactivo, de manera que responde a tus atenciones. El fabricante señala que es capaz de sentirte, escucharte y consolarte “a su manera”, y su carácter cambia dependiendo de las circunstancias: puede ser distante, entusiasta, enérgico, perezoso, sociable o tímido. Cuánto más interactúes con él, más activo será, y si no le haces mucho caso, es posible que después te ignore cuando requieras su atención. Vamos, como haría un felino de verdad.

MarsCat está basado en una plataforma de código abierto, por lo que es totalmente programable, y su diseño y accesorios también se puede personalizar. Eso sí, no se trata de un juguete barato. Si quieres tu gato biónico, puedes hacerte con él en la página de KickStarter a cambio de una contribución mínima de 699 dólares, unos 628 euros al cambio actual.