Innovación

Este sensor controla a distancia a personas con problemas de deglución

Este sensor controla a distancia a personas con problemas de deglución

Corren buenos tiempos para la mejora del diagnóstico y la monitorización remota del estado de los pacientes. De la Universidad de Purdue llega un nuevo dispositivo inalámbrico para controlar a distancia a personas con trastornos de deglución.

Sensores que diagnostican la gripe a través del aliento, tiritas inteligentes que envían alertas al móvil y controlan las heridas, micromáquinas que administran médicamentos de forma automatizada dentro del cuerpo, dispositivos inalámbricos que detectan el Parkinson a través de las uñas… los wearables asociados al campo médico son algunas de las innovaciones más destacadas de la última década, amparadas en el desarrollo de la IA, el machine learning o la robótica.

Desde la Universidad de Purdue en Indiana llega una novedad que permitirá monitorizar el estado de pacientes con problemas para deglutir alimentos. Este sensor mejorará su calidad de vida y tratamiento, ya que no se tendrán que desplazar de forma regular a la clínica sino que el control será de carácter remoto y desde el hogar gracias al dispositivo inteligente, que también abaratará costes.

El gadget médico, creado por Georgia A. Malandraki y Chi Hwan Lee se adhiere a la piel en la parte inferior de la mandíbula del paciente, entre la barbilla y el cuello. Los cables eléctricos pasan de él a un módulo transmisor que se sujeta a su camisa.

Este sensor portátil para el sudor podría desbancar a los análisis de sangre

A medida que realizan sus ejercicios de deglución durante un período de días a semanas dentro de su propia casa, el sensor mide y registra la actividad muscular asociada. El transmisor transmite de forma inalámbrica esos datos a un servidor basado en la nube, donde el médico tiene acceso permanente a ellos. Incluso en el caso de no haber acceso a Internet disponible, los datos también pueden registrarse para su posterior examen.

El dispositivo de detección es flexible, elástico y de fabricación económica. Está diseñado para durar unos 10 usos, después de lo cual debería descartarse.   “Queremos proporcionar una forma confiable, amigable y asequible para tratar a millones de personas con trastornos de la deglución“, dice Malandraki. “Muchos dispositivos para ayudar a estas personas son caros, no se pueden llevar a casa y no son accesibles en muchas áreas rurales”.

Los científicos ahora están en el proceso de comercialización de la tecnología, mediante su empresa derivada Curasis LLC.

Imagen | Universidad de Purdue

Fuente | New Atlas

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.