Energía Innovación

Los principales economistas estadounidense defienden un impuesto al carbono

Economistas de EE.UU respaldan el impuesto al carbono

45 importantes economistas estadounidenses coinciden en la necesidad de gravar el carbono con un impuesto para combatir el cambio climático e incentivar el uso de energías limpias que propicien una economía más verde.

Los impuestos al carbono están concebidos para desincentivar las emisiones de contaminantes, propiciando que las compañías paguen cantidades proporcionales a los gases nocivos que emiten a la atmósfera. La presión fiscal puede recaer sobre la producción o importación de combustibles o directamente sobre los productos finales -aumentando su precio- y por tanto, promoviendo el consumo de los artículos o servicios más limpios durante el proceso de fabricación. Los beneficios son varios: la transición a una economía más verde y sostenible, reducir la dependencia externa de combustibles fósiles y luchar contra el cambio climático reduciendo el C02.

La ONU advierte que el sistema económico es incompatible con la supervivencia

Los principales economistas estadounidenses, liderados por Alan Greenspan y Paul Volcker, defienden de forma conjunta en un artículo de The Wall Street Journal el impuesto directo al carbono como vía para luchar contra el cambio climático y “enviar una clara señal a los mercados para dirigir a los actores económicos hacia un futuro con bajas emisiones de carbono”. Pese a la irresponsable postura negacionista de Donald Trump, el apoyo ante esta postura económica tiene un carácter bipartidista y está respaldada tanto por demócratas como por republicanos, algo que destacado  Larry Summers, ex presidente de la Universidad de Harvard y secretario del Tesoro estadounidense.

El tratado firmado por los 45 economistas se basa en la supresión progresiva de combustibles fósiles para el año 2030, una fecha que todos los informes científicos consideran límite para frenar el cambio climático. Dicho plan fiscal para gravar las emisiones de carbono ha sido desarrollado por dos ex secretarios de estado, James Baker y George P Shultz. Según destacan desde la web Ecoinventos, Nancy Pelosi, Demócrata de California y presidenta de la Cámara de representantes, prometió que la cámara adoptará la legislación sobre el clima, mientras que algunos miembros demócratas promueven el modelo Green New Deal.

En la declaración se incluyen puntos como la importancia de brindar descuentos a todos los estadounidenses y mantener un ingreso fiscal neutral -es decir, que los ingresos se reembolsen a los ciudadanos y no al gobierno, acelerando la transición a una economía más sostenible y promoviendo el crecimiento económico a través de la inversión en energías alternativas-. Quien más contamina, más paga y lo recaudado se destina a las acciones de lucha contra el cambio climático.

El mix energético para una España 100% renovable, según investigadores de Stanford

Son numerosos los economistas que han demostrado que subir los precios a través de impuestos es mucho más eficiente que los controles gubernamentales directos sobre la cantidad de emisiones mediante límites regulatorios. Finlandia fue el primer país en implementar impuestos al carbono en 1990, calculando el costo por tonelada emitida entre 44 euros y 54 euros. En la actualidad, cerca de 45 países cuentan con este sistema, como Dinamarca, Noruega o Suecia.

Fuente | Ecoinventos

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.