Innovación

Crean con biomasa el plástico más resistente al calor del mundo

Crean con biomasa el plástico más resistente al calor del mundo

Científicos japoneses han logrado un nuevo hito en ciencia de materiales: han producido un plástico derivado de la biomasa conm la resistencia al calor más alta jamás reportada.

Son miles las iniciativas repartidas por nuestro planeta para encontrar alternativas biodegradables al plástico, evitar que sus micropartículas lleguen a nuestros océanos, descubrir formas para optimizar y mejorar su reciclaje o concienciar a la población sobre materiales alternativos. Esta semana se desliza una interesante innovación desde tierras niponas, donde científicos han fabricado un plástico con la mayor resistencia al calor jamás reportada.

Este nuevo plástico ha sido elaborado a partir de biomasa, utilizando materiales naturales como bloques de construcción. Se trata de un material que promete no solo un mayor rendimiento sino una producción más ecológica del problemático plástico. La mayor parte de los que se producen en la actualidad son sintéticos y derivados del petróleo crudo, el gas y el carbón. En contraposición nacen los bioplásticos, que están hechos de biomasa como plantas, cáscaras de huevo, plumas de pollo o incluso subproductos del tequila.

Hacer plásticos de esta manera no solo podría disminuir nuestra dependencia de los combustibles fósiles -de elevada demanda energética ya que se refinan de forma intensiva y generan a lo largo de su producción numerosas sustancias contaminantes-, sino que también podría conducir a materiales más respetuosos, sostenibles y alineados con los preceptos de la economía circular a la que aspiramos.

Notpla: envases de algas biodegradables para guardar whiskey o comida sin plástico

Eel equipo detrás de este nuevo estudio se centró en logar en este bioplástico la estabilidad a altas temperaturas, para ello buscó sus ingredientes en el proceso que convierte la madera en pulpa, obteniendo dos moléculas aromáticas con el nombre de AHBA y ABA. Ambas moléculas fueron combinadas con microorganismos y productos químicos para transformarse den polímeros, que posteriormente fueron procesados en una película termorresistente.

Y…¡voilà! El producto final se trata de un plástico orgánico liviano producido sin rellenos inorgánicos pesados ​​y con la mayor resistencia al calor de todos los plásticos registrados, soportando temperaturas de más de 740 ° C (1364 ° F). El mismo método desarrollado por los científicos podría aplicarse a otros materiales plásticos para mejorar su rendimiento.

“Este innovador diseño macromolecular aumenta la termorresistencia y se puede aplicar ampliamente a plásticos bien procesables para la producción de materiales ligeros y se espera que contribuya al desarrollo de una sociedad más sostenible”, ha revelado el equipo en su comunicado oficial.

La investigación fue publicada en la revista Advanced Sustainable Systems.

Fuente | New Atlas

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.