Innovación

Científicos logran convertir combustibles fósiles en diamantes

Científicos logran convertir combustibles fósiles en diamantes

No es alquimia aunque lo parezca: un grupo de científicos de la Universidad de Stanford y el SLAC National Accelerator Laboratory ha logrado crear diamantes a partir de combustibles fósiles.

Nuevo hito en la creación de diamantes, ya que investigadores han descubierto la fórmula para crearlos a partir de combustibles fósiles. Para su elaboración se toma polvo blanco, se exprime en una cámara de presión tachonada de diamantes y se aplica un láser. Al abrirla, una nueva mota microscópica de diamante puro brilla desde las profundidades.

El estudio publicado por el equipo muestra cómo con sutiles ajustes de calor y presión, la receta de la producción de diamantes se realiza a partir de una especie de molécula de hidrógeno y carbono que se encuentra en el petróleo crudo y el gas natural a lo largo de todo el mundo.

Diamantes azules, o cómo transformar las cenizas de un ser querido en una joya eterna

“Lo emocionante de este artículo es que muestra una forma de engañar a la termodinámica de lo que normalmente se requiere para la formación de diamantes”, dijo a Phys.org Rodney Ewing, geólogo de Stanford y coautor del artículo, que fue publicado el 21 de febrero en la revista Science Advances.

No se trata de la primera ocasión de síntesis de diamantes a partir de otros materiales, pero sí que es un hito en torno a calidad y menor gasto energético para su creación. Sucede que habitualmente se demanda una cantidad exorbitante de energía, tiempo o la adición de un catalizador -habitualmente un metal-, lo que disminuye la calidad del diamante. De esta manera, una sola sustancia se puede transformar en diamante puro, contó Sulgiye Park, autor principal del estudio e investigador postdoctoral en la Facultad de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de Stanford.

Mucho más que joyería: aplicaciones médicas y cuánticas

Las aplicaciones de este descubrimiento son muy valiosas para la ciencia de materiales, la industria, la computación cuántica, la medicina o la detección biológica, ya que los diamantes tienen propiedades sumamente útiles y características como la estabilidad química, dureza extrema, transparencia óptica y alta conductividad térmica. 

“Los diamantes son recipientes para traer muestras de las partes más profundas de la Tierra”, apunta Wendy Mao, física de minerales de Stanford y líder del laboratorio donde Park realizó la mayoría de los experimentos del estudio. El nuevo proceso se sirve de tres tipos de polvo refinado de petróleo, extraído a través de una aguja y que bajo un microscopio tiene una apariencia similar a la sal de roca. Gracias a estos avances, no habrá que esperar millones de años para la formación de estas preciadas joyas cristalinas.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.