Innovación

El 80% de los océanos podrían sufrir las consecuencias del cambio climático en 2080

El cambio climático ya ha afectado a entre el 20% y el 55% de los océanos del mundo

Los modelos climáticos disponibles muestran que estamos agotando el uso de los océanos como esponjas para absorber las emisiones contaminantes: entre una quinta parte y la mitad ya están afectados por el cambio climático, y la cifra podría llegar al 80% en seis décadas.

Los océanos sufren de forma especial el maltrato que ocasionamos al planeta -concentrado en grandes corporaciones y una minúscula fracción de la población mundial con las rentas más elevadas-: acidificación, contaminación por plástico, calentamiento, destrucción de la biodiversidad, pesca masiva e insostenible, zonas que están quedando sin oxígeno, extinción de los corales y un largo etcétera.

Desde la década de 1950, los vastos cuerpos de agua de nuestro planeta han absorbido aproximadamente el 93% de la energía que ingresa al sistema climático, y aunque la mayor parte de ese calentamiento se ha observado cerca de la superficie del océano, el aumento de las temperaturas está llegando a las zonas más profundas y afectando a gran parte de estos sistemas oceánicos.

Así lo muestra una estimación nueva basada en mediciones recientes y casi una docena de modelos climáticos: según estos datos, el cambio climático ya ha afectado hasta aproximadamente la mitad (20 a 55 por ciento) del Atlántico. Cuencas del Pacífico e Índico. Y lo que es peor, en tan solo seis décadas, estos cambios de temperatura y salinidad generados por la mano humano podrían extenderse al 80% los océanos del planeta. 

Los océanos se calientan como si arrojásemos 5 bombas de Hiroshima por segundo

El equipo de investigadores simuló la circulación oceánica y atmosférica a lo largo de los años, con y sin la contribución de las emisiones humanas. Para ello se sirvió de mediciones de temperatura y salinidad de las profundidades del océano y las conectó con 11 modelos climáticos actuales.

Los resultados fueron demoledores, demostrando que durante la segunda mitad del pasado siglo, el calentamiento causado por el hombre fue el responsable de la mayor parte de cambios registrados. Puesto que el calor y la sal afectan la densidad y la circulación de los océanos, las implicaciones son generalizadas. “Esto afecta la circulación oceánica global, el aumento del nivel del mar y representa una amenaza para las sociedades humanas y los ecosistemas“, dice Yona Silvy de la Universidad de la Sorbona en Francia.

La mayor parte del tiempo, el calor y la sal de la superficie del océano se transportan relativamente lentamente al interior del océano, lo que significa que muchas de las partes más profundas experimentan un retraso en los cambios inducidos por el hombre. Pero la circulación es más rápida en algunas áreas profundas, que responden de forma más veloz a nuestras emisiones. En este caso destaca el Océano Austral, que debido a la ventilación experimentó cambios inducidos por el hombre con bastante rapidez, ya desde los ochenta.

El 80% de los océanos podrían estar afectados para el año 2080

Sin embargo, los océanos tardan más en responder en el hemisferio norte, para el que los científicos estimaron que la mayoría de los cambios aparecerán en algún momento entre 2010 y 2040. Para 2020, el modelo muestra que entre el 20 y el 55 por ciento de los océanos del mundo se han visto alterados por el cambio climático antropogénico. Para 2050 estos cambios podrían representar del 50 al 60% de los océanos del mundo, y para 2080, del 55 al 80%.

“Este trabajo sugiere que una gran parte de los patrones de cambio observados en el interior del océano son inducidos por el hombre y continuarán intensificándose con las continuas emisiones de CO2”, alertan. Incluso reduciendo la contaminación, el retraso en la circulación océanica nos traerá disgustos medioambientales. Ahora, se necesitará mucha más investigación para comprender las alteraciones más profundas, sobre todo en el hemisferio sur debido a la falta de datos.

El estudio fue publicado en Nature Climate Change.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.