Innovación

Por qué Baleares se ha convertido en un referente europeo en la gestión de residuos

Por qué Baleares se ha convertido en un referente europeo en la gestión de residuos

La participación ciudadana y un arduo trabajo de meses han convertido a Baleares en una comunidad puntera en la protección medioambiental y el residuo cero ante los lobbies de envasadores y fabricantes de productos desechables.

La Unión Europea quiere decirle adiós al plástico, de forma prioritaria a aquel de un solo uso, y el próximo año entrarán vigor normativas en nuestro país como el adiós definitivo al nocivo menaje de plástico. Reducir de forma radical no solo el uso, sino la producción del plástico y apostar por una economía circular que beneficie al planeta y se base en el concepto de la múltiple R: repensar, rediseñar, refabricar, reparar, redistribuir, reducir, reutilizar, reciclar y recuperar la energía, son claves para el futuro del planeta.

La economía circular es posible: 3 ciudades que la desarrollan con éxito

Baleares abandera la aprobación de una legislación pionera, adelantada a muchas de las medidas europeas de la Directiva contra Plásticos de un Solo uso. Su propuesta es una de las más ambiciosas de España y de todo el continente europeo, el espejo donde se deberían mirar muchas otras comunidades para sumar esfuerzos a la batalla contra el plástico y a la defensa de los recursos naturales, en la búsqueda cuanto antes del residuo cero.

La nueva ley se debe a los esfuerzos de la participación ciudadana, empleando vías como la plataforma “Per una mar sense plastic” y el trabajo de organizaciones como la facción isleña de Amigos de la Tierra, que ha celebrado el texto aprobado a través de las palabras de Alodia Pérez Muñoz, responsable del área de recursos naturales y residuos de Amigos de la Tierra. “Cumpliremos con las Directivas Europeas y reduciremos la problemática causada por incineradoras y vertederos en nuestros territorios”, destacaba.

Medidas destacadas de la nueva normativa balear

La nueva normativa proriza la protección medioambiental y el residuo cero, frente a los intereses y presiones económicas de los lobbies del plástico. Así, se ha establecido un objetivo vinculante de reducción del 10% en 2021, con respecto a los residuos generados en 2010, y del 20% en 2030.

Para que estas propuestas se materialicen, la ley contempla prohibición en dos años de los principales productos de plástico de un solo uso como bolsas, envases, cápsulas de café, pajitas o toallitas.

Monsieur Plant, el artista galo que convierte clásicos Mac en originales plantas

También se han marcado objetivos de preparación para la reutilización, fijados en el 3% para 2025 y en el 5% para 2030. Por otra parte, podría reintroducirse el Sistema de Depósito para los envases de bebidas. Por otro lado, se prohíben productos con microplásticos y nanoplásticos y modelos no reutilizables o recargables de mecheros, cuchillas de afeitar, cartuchos y tóners de impresoras.

Para finalizar, otra clave se trata de la inclusión de la responsabilidad ampliada del productor, con la obligatoriedad de cubrir el 100% de los costes de recogida y gestión por parte de los productores, exigiendo transparencia absoluto en los productos a la venta.

“Con el documento aprobado, ahora es el momento de iniciar la puesta en marcha de sus medidas para avanzar hacia el residuo cero y reducir la elevada cantidad de residuos plásticos, que afectan al litoral, playas y el mar Mediterráneo”, ha señalado Sandy Hemingway, portavoz de Amics de la Terra. “Esta ley deberá ser un ejemplo a seguir por el resto de Comunidades Autónomas, e incluso para las futuras normativas estatales, de manera que la generación y gestión de residuos en el país pueda cambiar su dinámica actual y se consiga reducir las cifras de generación de residuos y aumentar los porcentajes de reutilización y reciclaje.

Fuente | Ecoticias

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.