Entrevistas

Chad Arimura (Oracle): “Dejarse llevar solo por el precio al apostar por ‘serverless’ es un error”

Cuando un programador comienza a desarrollar una aplicación, suele enfocarse en el código que debe ejecutar cada uno de los procesos y acciones del programa. Una tarea que les apasiona, que les llena de orgullo línea a línea, pero que oculta otra labor no tan agradable: el desarrollador también debe prestar atención al hardware sobre el que se va a implementar su app, determinando los recursos necesarios, las máquinas que debe desplegar o cuáles son las instancias que debe contratar en la nube.

Para acabar con todo ese quebradero de cabeza surgió una nueva tendencia de computación, denominada ‘serverless’. Hablamos de un nuevo paradigma TIC que consiste en dotar de una capa de abstracción entre el hardware y el software. Una suerte de un modelo de ejecución de computación en la nube en el que el proveedor de la nube actúa como el servidor, administrando dinámicamente la asignación de recursos de la máquina.

Tendencias en cloud computing para 2019

Y, en este terreno, una de las voces más autorizadas es la de Chad Arimura, fundador y antiguo CEO de Iron.io, empresa pionera en el mercado de ‘serverless’. Desde 2017, este experto forma parte de Oracle, donde está a cargo de la estrategia de computación (The Fn Project) sin servidor del gigante rojo. En TICbeat hemos tenido ocasión de compartir mesa con Arimura en exclusiva para España y estas son sus impresiones:

  • Desde 2011 hasta 2017 fuiste el fundador y CEO de Iron.io, una startup especializada en aplicaciones distribuidas y procesamiento basado en eventos. ¿Cómo fue el cambio a Oracle, cuando ésta compró tu compañía? ¿Cómo se entiende este movimiento ante el despegue de las propuestas ‘serverless’?

Estábamos abriendo camino en algo que era bastante nuevo. Creo que los desarrolladores se sentían cómodos con la nube, con acceder a servicios en la nube, pero lo que realmente quieren era esta idea de la computación sin servidor: realmente querían la capacidad de poder escribir código sin preocuparse de nada más. Lo que proponíamos desde Iron.io era bastante innovador, el mundo realmente estaba esperando algo por el estilo y por eso se hizo muy popular y creció tan rápido. Permitíamos construir aplicaciones sin saber nada de los componentes de la infraestructura, sin tener que preocuparse por la estructura que hay debajo. Fue una experiencia increíble porque habíamos construido un negocio multimillonario y fue muy emocionante estar a la vanguardia de las nuevas tecnologías.

  • ¿Por qué decidisteis vender la compañía a Oracle?

Nosotros lanzamos toda esta herramienta como un servicio para ayudar a los desarrolladores y tuvimos un gran éxito durante siete años. Pero llegó un momento en que vimos que la compañía no estaba creciendo tan rápido como queríamos porque otros players comenzaron a ponerse al día. Por ejemplo, Amazon lanzó Lambda en 2014, con lo que el diferencial que teníamos frente a la industria comenzó a hacerse más pequeño. Y para nosotros era complicado tener un servicio 24×7 operativo como el de las grandes multinacionales.

En ese momento, decidimos que era el momento de vender el negocio y unirnos a alguno de los players que comenzaban a apostar por ‘serverless’. Hablamos con varias empresas y sorprendentemente Oracle nos dijo que sí creía en esta tecnología, que estaban muy interesados en la computación sin servidor, pero que no tenían ninguna estrategia al respecto. Todos los demás -Microsoft, Google y Amazon- tenían ya su propia estrategia y Oracle nos pidió que la diseñáramos juntos. Nos unimos a ellos y ahora estamos construyendo todo eso juntos.

  • Efectivamente hay muchas compañías que están aproximándose el mundo del ‘serverless’ con diferentes aproximaciones. ¿Cuál es el valor diferencial que puede ofrecer Oracle en este terreno?

Nosotros estamos tomando un enfoque muy proactivo cuando se trata del desarrollo de código abierto, de apoyar a las comunidades de programadores con un proyecto claro e integrado con otros servicios de toda índole, de distintos fabricantes. Y, por supuesto, nuestra estrategia también pasa por construir servicios administrados en la propia nube de Oracle, alrededor de todos los sistemas que ya ha creado la compañía en los últimos años.

El otro diferenciador importante es que tenemos una cartera de activos muy, muy amplia de aplicaciones, desde ERP a CRM, pasando por la experiencia del cliente.. Tenemos 450.000 clientes en el mercado y cada uno gestiona diferentes flujos de trabajo mediante la tecnología ‘serverless’. Nosotros podemos convertirnos en un centro realmente único para ingerir los eventos de cada una de sus aplicaciones de negocio y ejecutar sus cargas de trabajo en la capa superior de la nube de Oracle. Eso también contribuye a cerrar la brecha entre las aplicaciones desplegadas ‘on-premise’ y lo que está en la nube, es una gran oportunidad para llevar a cabo esa estrategia híbrida.

  • Hay un riesgo, como vemos ya con Red Hat e IBM, de concentración en el mercado y un temor a que al final estas tecnologías queden relegadas a una capa más de la propuesta cloud de los grandes players. ¿Ocurrirá eso con la apuesta ‘serverless’ y Oracle? ¿Vais a seguir manteniendo ese carácter abierto o se va a integrar exclusivamente con los servicios cloud de Oracle?

Efectivamente, nuestra competencia es realmente Amazon, Microsoft, Google e IBM en cierto grado… y tal vez VMware. Echando un vistazo, nuestro gran diferenciador entre los grandes proveedores es que nuestro producto es 100% de código abierto: los clientes pueden coger nuestra tecnología ‘serverless’ y ponerla en marcha en cualquier lugar que deseen. Todo lo contrario que sucede, por ejemplo, con Amazon Lamda, que solo funciona dentro de sus murallas.

  • Con ‘serverless’ podemos estandarizar, como has comentado, los distintos despliegues cloud y on-premise mediante una capa de abstracción muy útil. ¿Cómo enfocáis esa convivencia? ¿Cuándo prevéis que los servicios de Oracle incorporen plenamente las capacidades ‘serverless’ en todas sus vertientes?

Lo que es único acerca de Oracle es su base de clientes, con una gran cantidad de cargas de trabajo on-premise. Ellos también quieren ser actores de nube moderados, pero en torno a conjuntos de datos on-premise. Y con nuestra tecnología lo podemos hacer funcionar todo, porque podemos trabajar en la parte superior de todo eso, ya sea en la nube, en despliegues on-premise o sobre sus propios servidores bare-metal. Todos los desarrolladores obtienen la misma experiencia y cuentan con las mismas API. Se va a estandarizar todo hacia esa capa superior y nuestro plan es que los servicios gestionados de Oracle puedan hacer llamadas funcionales en todos esos campos, lo cual vamos a liberar en algún momento de 2019.

  • Me sorprende que hayas comentado muchos de los campos de negocio donde Oracle es fuerte pero no su principal mercado, el de las bases de datos. ¿Estáis trabajando en bases de datos ‘serverless’?

Mi equipo no está trabajando en ello, pero puedes estar seguro de que hay equipos que están trabajando en eso, pero yo no puedo comentar sobre lo que se está haciendo actualmente. Pero, por supuesto, ahora estamos muy ilusionados con las bases de datos autónomas, que ya es muy parecido a una base de datos como servicio, y el siguiente paso en esa abstracción podría pasar por las bases de datos ‘serverless’.

  • Más allá del precio, que es la principal ventaja de ‘serverless’, ¿cuáles son el resto de beneficios de optar por este planteamiento?

Dejarse llevar solo por el precio es un poco error. Por supuesto que el precio es algo muy interesante porque los modelos de costes dependen del uso real que se hace de las máquinas y no de lo que se contrata. Pero la verdadera belleza es la agilidad real que le supone a los desarrolladores a la hora de programar y a las empresas a la hora de moverse y adaptarse rápidamente a los cambios del mercado o para ofrecer experiencias innovadoras a los clientes.

  • Agilidad operativa y organizativa en la fase del código, en definitiva. Pero también hay muchas voces que apelan a que la tecnología ‘serverless’ ofrece un menor rendimiento, una mayor latencia y algunos problemas de capacidad y privacidad…

Así es, pero creo que estas son solo cosas en que la industria tiene que seguir trabajando. Todavía se trata de una tecnología muy incipiente, es muy temprano. También los arranques en frío han sido un problema que ha suscitado varias quejas entre los usuarios. Es un terreno en el que Amazon está trabajando, con productos bastante innovadores, que también vamos a hacer en Oracle. Este tipo de limitaciones tienen que ser suavizadas a medida que aprendemos más de nuestros clientes y lo que quieren hacer en su día a día. Los casos de uso para ‘serverless’ son amplios, pero no todo cabe dentro de ella.

  • Oracle estáis trabajando intensamente con la Cloud Native Computation Foundation para establecer los estándares de la era ‘serverless’. ¿Puedes comentarme un poco sobre esa colaboración y cuál es el estado de esos trabajos?

La CNCF se ha dado cuenta de que necesitaba mirar lo que se estaba haciendo en la arena de ‘serverless’, lo que cada proveedor estaba haciendo y tratar de establecer interoperabilidades y fundamentos en común. Por ello, crearos un grupo de trabajo en torno a ‘serverless’, cuyo primer objetivo fue crear un libro blanco -con la ayuda de todos los implicados (IBM, Microsoft, Amazon, Oracle…)- para definir lo que es la computación sin servidor y cómo deberíamos diferenciarlo de las plataformas como servicio y otros conceptos similares.

Ahora estamos centrados en desarrollar procesos comunes en torno a la gestión de eventos en la nube. La razón por la que elegimos empezar por los eventos como punto de partida en la estandarización es porque se trata de lo único que tenemos en común a todos los proveedores, todo está desencadenado por alguna acción que es un evento entrante. Si podemos normalizar o armonizar la carga útil y el formato de los eventos, entonces podemos hacer que todos los sistemas diferentes puedan interactuar y comunicarse entre sí, sin necesidad de sobrecargar la labor de codificación o de entender los metadatos.

  • Ya llevamos algunos años hablando de ‘serverless’ y hemos establecido cuál es el estado del arte a día de hoy. Pero, ¿qué ocurrirá en los próximos años? ¿Cuál será la siguiente era de la computación, una vez superadas la virtualización, el cloud o el ‘serverless’?

Nunca me habían hecho esa pregunta, la verdad, y es muy interesante. No sé donde vamos a terminar, pero sin duda creo que la tecnología ‘serverless’ que conocemos hoy no va a ser la que veremos en cinco años.

Te recomendamos

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.