Las camisetas personalizadas se han popularizado en los últimos años, gracias al abaratamiento de las impresoras de ropa, y a la venta online a través de Internet. La mayoría de estos diseños personalizados proviene de fotos o dibujos, pero la artista Emma-France Raff los obtiene de una fuente más original: los suelos de las ciudades.

Cuando paseamos por la ciudad no acostumbramos a mirar al suelo, pero lo cierto es que hay tapas de alcantarilla, baldosas, rejillas y otros elementos urbanos que están realizados con un notable estilo artístico. El proyecto Raubdruckerin se aprovecha de esto para imprimir camisetas, bolsos, hoodies, y otros tipos de ropa. Lo llaman arte callejero inverso.

La impresión se lleva a cabo de forma completamente artesanal. Se lava la tapa de alcantarilla o el adoquín, y se impregna con una tinta ecológica, lavable y libre de petróleo, utilizando el clásico rodillo. Las camisetas y bolsos son de algodón orgánico fabricados bajo los estándares del comercio justo. Es tan sencillo como colocar la camiseta sobre la tapa de alcantarilla, y presionar sin moverla. Puedes verlo en este vídeo:

No se trata solo de colocar la tela en el suelo, y listos. Hay un proceso artístico que implica elegir qué parte de la tapa de alcantarilla y de la camiseta se quiere imprimir. En muchos casos hay que colocar un marco de cartón para delimitar la zona del suelo a imprimir.

Raubdruckerin ha buscado inspiración en los suelos urbanos de ciudades como Berlín, Roma, Paris, Oporto, Madrid o Barcelona. Muchas de sus camisetas lucen el logo del Metro de Madrid, o de las Aguas de Barcelona.

Petit Pli, las prendas de ropa sostenible que crecen a la vez que los niños

Aunque venden estos productos en tiendas urbanas y mercadillos callejeros, recientemente han abierto una tienda online. Aquí puedes comprar bolsas impresas por 20 euros, mochilas de gimnasio por 25 euros, y camisetas a 59 euros.

Quizá parezca un poco caro, pero hay que tener en cuenta que no están impresas con máquinas, ni en serie. Directamente se han creado una a una en las calles de las principales ciudades europeas.

Una original idea que ha tenido bastante éxito, pues la mayoría de los artículos disponibles en la tienda ya están agotados.