La psicología siempre está relacionada con la inversión. Las maneras que tenemos de mover el dinero tienen que ver, y mucho, con cómo somos en nuestro día a día. Nuestra personalidad nos marca el camino de cómo nos vamos a comportar cuando tengamos que mover nuestro dinero. No todo el mundo actúa igual.

Esto cobra aún más fuerza con el nivel de sensibilidad que tengamos y los gustos personales. No invertirá de igual manera una persona acostumbrada a hacer deportes de alto riesgo que un profesor. Hay patrones que cambian la psicología de las personas, según factores como el grado de estrés que asumen, por ejemplo. La disciplina también es importante.

Música relajante funciona como una benzodiacepina para paliar la ansiedad preoperatoria

En este sentido, un estudio elaborado por Sierra Alpha Research, detalla por qué los músicos suelen ser buenos inversores. El informe explica que entre los gestores de fondos hay una coincidencia bastante interesante: muchos de ellos compartían una gran pasión por la música. Algunos tocan en bandas de rock en su tiempo libre, otros se levantan a tocar la guitarra antes de ir a la oficina, mientras que algunos prefieren ir a un coro.

Curioso, cuanto menos.

Entonces, ¿por qué hay tantos inversores exitosos en la música? ¿Por qué tantos músicos también comparten ese grado de éxito como inversores?

Creatividad en la música

La firma destaca que aprender a tocar un instrumento tiene que ver “con estudiar a los grandes maestros que te han precedido e intentar imitar sus técnicas”. Pasas horas y horas tratando de hacer que tu instrumento suene como el de la grabación. Tener un buen desempeño no se trata solo de imitar sonidos y de clavar lo básico: es el proceso creativo de hacer tuyo esa guitarra, piano o ukelele, desarrollando tu propio estilo y mejorando tu musicalidad.

Los mercados no son estáticos, son dinámicos. Conocer los flujos en las bolsas requiere “un dominio del pensamiento fluido”. Necesitas estar listo para ajustar tus ideas en función de cómo evoluciona el mundo.

Los buenos inversores estudian cómo las grandes referencias han encontrado el éxito. Los grandes operadores desarrollan su propio enfoque único al pensar creativamente sobre “cómo adaptarse al entorno cambiante del mercado”.

Los músicos estudian patrones

Quién toca algún instrumento lo sabe bien. Mientras haces contacto visual con un escenario lleno de músicos, observas una partitura orquestal y haces un montón de evaluaciones visuales rápidas.
¿Quién lleva la melodía? ¿Cómo es la armonía? ¿Qué patrones musicales puedo reconocer? ¿Quién dirige el tema musical y qué otras cosas importantes están sucediendo?

Lo más importante es que tiene que anticipar lo que vendrá a continuación en función de su comprensión de la historia y la teoría musical.

Los humanos son fantásticos en la detección de patrones. Esta capacidad nos puede servir muy bien, ya sea que estemos analizando una partitura orquestal o un gráfico de precios de Telefónica.