Empresa

Las normas que tienen que cumplir las tiendas italianas para volver a abrir

Esta es la hoja de ruta de las tiendas italianas para iniciar la reapertura

El gobierno italiano traza los pasos que deberán seguir los comercios a la hora de iniciar su progresiva apertura: la salud primero es la máxima a seguir, por lo que se cuidará el distanciamiento social y se extremará la limpieza.

Las reglas obligatorias para reabrir las tiendas en Italia serán claras y estrictas. La luz verde para volver a abrir las puertas de los comercios del país con forma de bota puede llegar el 11 de mayo, pero muchos se pueden quedar fuera por la imposibilidad de cumplir toda la normativa. Hay 115.000 puntos de venta y 313.000 puestos de trabajo en la ecuación, una décima parte de los cuales se encuentran en riesgo.

La medida de referencia del gobierno es de 40 metros cuadrados. Se utiliza para determinar cuántos empleados pueden estar presentes y para regular la entrada de clientes. Los comercios con instalaciones de este tamaño podrán permitir el acceso de “una persona a la vez, además de un máximo de dos operadores”.

Si la tienda es más pequeña, se debe garantizar la relación entre un trabajador y un cliente, manteniendo la distancia de al menos un metro. Para los establecimientos con un tamaño superior a los 40 metros cuadrados, el acceso está regulado de acuerdo con los espacios disponibles y se debe diferenciar, siempre que sea posible, las rutas de entrada y salida”.

Turismo, hostelería y construcción no se recuperarán del todo hasta 2022

Por otro lado, los profesionales que trabajen deben usar una máscara y guantes. En los supermercados, los clientes solo podrán tocar los alimentos si usan guantes. En el caso de los consumidores, es preferible usar mascarilla y mantener la distancia social recomendada de al menos un metro.

Además, se recomienda proporcionar un dispensador de desinfectante en la entrada. En cualquier caso, será obligatorio tenerlo cerca de altavoces, teclados, pantallas táctiles y sistemas de pago. Si se trata de tiendas grandes, los dispensadores deben colocarse en diferentes ángulos, de modo que los clientes y el personal puedan usarlos si es necesario.

Antes del reinicio deberán desinfectarse las instalaciones, inlcuyendo los filtros de aire acondicionado. Y al volver a la normalidad, también se extremará la limpieza, realizándola dos veces al día, en la apertura y en el descanso. El hipoclorito de sodio y el etanol se utilizarán para vestuarios, pomos y manijas, cajas de efectivo, baños y vitrinas.

En lo tocante a la ropa, se aconseja desinfectar la ropa y el calzado que los clientes se prueben pero no se compren, algo a lo que se oponen representantes del sector, considerando la medida inviable tanto por los costos de la maquinaria como por el riesgo de arruinar la ropa. El sector ha propuesto al gobierno que siga las reglas del Ministerio de Salud que ya han adoptado las tiendas de ropa y calzado para niños y bebés que han reabierto, desinfectando el comercio dos veces al día.

¿Y las peluquerías y centros de estética?

Solamente se podrá acudir a la peluquería con cita previa porque en los salones de belleza la relación entre el personal y el cliente deberá individual, ya que son lugares de alto riesgo.

La reapertura se establece actualmente entre el 11 y el 18 de mayo atendiendo a la tendencia que siga en el momento la epidemia. La limpieza también podría ser obligatoria más de dos veces al día. Los dispensadores deben estar en la entrada y cerca de los mostradores. Las herramientas de trabajo deben desinfectarse y todo el personal deberá usar mascarilla y guantes.

En los centros estéticos también es muy alto el índice de riesgo, por lo que se debe seguir el mismo modelo utilizado en los laboratorios médicos.

Fuente | Corriere

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.