Empresa

EE.UU acapara el stock mundial de Remdesivir, el fármaco útil para la COVID-19

EEUU compra casi todo el stock mundial de Remdesivir, el fármaco útil para la COVID-19

Estados Unidos ha comprado prácticamente todas las existencias durante los próximos tres meses del Remdesivir, uno de los dos fármacos que funcionan contra la Covid-19, dejando sin el al resto de países del mundo.

Activistas y expertos han mostrado su preocupación por la adquisición por parte de Estados Unidos de casi todo el stock mundial del medicamento Remdesivir para los próximos tres meses. Esta acción unilateral del gobierno de Trump para hacerse con los suministros médicos puede tener implicaciones más amplias, por ejemplo en el caso de que haya disponible una vacuna.

Nada para Europa, concluía el doctor Andrew Hill, investigador de la Universidad de Liverpool. Remdesivir se trata del primer medicamento aprobado por las autoridades para tratar la Covid-19, está fabricado por Gilead y los estudios han demostrado que ayuda a las personas a recuperarse más rápido de la enfermedad. Las primeras 140.000 dosis, suministradas a ensayos farmacéuticos en todo el mundo se han agotado.

La administración Trump ha decidido comprar más de 500.000 dosis, que es toda la producción de Gilead para julio y el 90% de agosto y septiembre. Alex Azar, secretario de salud, ha declarado que el Gobierno quiere asegurarse de que cualquier paciente estadounidense que necesite remdesivir pueda obtenerlo.

Cómo cambiarán de diseño las oficinas del futuro tras la crisis del coronavirus

El medicamento, que fue inventado para el Ébola pero no funcionó, está patentado por Gilead, lo que significa que ninguna otra compañía puede fabricarlo. El coste ronda los 3.200 dólares por cada tratamiento de seis dosis, según el comunicado del gobierno de EE. UU.

Estados Unidos registra en la actualidad más de 2,6 millones de casos confirmados de coronavirus. Algunos estados que levantaron las restricciones tuvieron que volver a imponerlas. El lunes, el gobernador de Arizona ordenó el cierre de bares, cines, gimnasios y parques acuáticos durante un mes, semanas después de su reapertura. Texas, Florida y California, todos viendo aumentos en los casos, también se han visto obligadas a imponer restricciones.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, advirtió que podría haber consecuencias negativas no deseadas si Estados Unidos continúa queriendo acaparar el suministro farmacológico. La administración Trump también ha invocado la Ley de Producción de Defensa para bloquear el envío de algunos productos médicos fabricados en los EE. UU.

Fuente | The Guardian

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.