Iniciar un préstamo es algo que hacen muchos españoles habitualmente.

Ya sea para pagarse unas vacaciones o para poder comprar un vehículo, solicitar un crédito es una práctica muy común cuando se necesita financiación para adquirir cosas que te cuestan costear. Por eso, es normal acudir al banco para ver qué tipo de condiciones te pueden ofrecer.

En este sentido, antes de nada, es esencial que sigas una serie de consejos y recomendaciones para que logres tener menos gastos de los que debes. Es decir, que puedas ahorrar lo máximo posible y que tus finanzas personales estén perfectamente saneadas. He aquí 5 cosas que has de tener muy en cuenta.

1. Fíjate en el dinero que necesitas

Es fundamental que analices tu situación actual y determines el capital que vas a necesitar. Es importante que sea una cantidad realista, que te veas capaz de devolver en un plazo de tiempo óptimo y razonable. Es por eso que es más recomendable que pidas una cifra que te sirva para lograr tus objetivos, pero que puedas afrontar.

Has de tener en cuenta que cuanto más pidas, más tendrás que devolver al banco. De ese modo, considera lo que realmente te hace falta. Hay que ir con mucha cautela para no terminar pagado de más.

2. Antes de recibir el préstamo no pagues nada

Por una cuestión de seguridad, es fundamental que hagas la contratación del préstamo en una compañía que no te haga ningún recargo por adelantado, con el pretexto de abordar gastos derivados de la concesión del crédito. Así las cosas, sospecha fuertemente con ese tipo de prácticas. Podría ser una excusa para quedarte con tu capital.

En el caso de que el banco aplique comisiones, éstas se tendrán que pagar junto con la primera cuenta del crédito. Con todo, no será antes de disponer del dinero prestado.