Entretenimiento

¿Por qué se producen las auroras boreales?

Aurorea-boreal-explicacion

Su belleza puede provocar Síndrome de Stendhal, inyectan colores imposibles en el cielo nocturno y conmueven a fotógrafos y viajeros. Hablamos de las auroras boreales, y te contamos por qué se producen exactamente.

Numerosas culturas nórdicas, como la inuit o la finlandesa, cuentan con un imaginario colectivo y una amplia tradición de mitos y leyendas basada en las auroras boreales. En la cultura de Sami, que se extiende a través de Finlandia, Suecia y Noruega, las auroras son vistas como las almas de los antepasados ​​del pasado, mientras que para las tribus Nunatsiavut en Canadá, las auroras guían a sus seres queridos al cielo.

Las auroras no solo ocurren al norte. Se han visto en Japón y China, donde la aurora más antigua conocida se representó en 2600 aC. Galileo Galilei, el legendario astrónomo italiano, acuñó el término “aurora boreal” en 1619 aludiendo a Aurora, la diosa romana de la mañana, y los historiadores creen que en 1640 en Chile, antes de una guerra con los españoles invasores, el pueblo mapuche vio una “batalla en el cielo “que era una aurora. En definitiva, muchas culturas han buscado explicación para este magnético y hermoso fenómeno de la naturaleza.

5 apps para fanáticos del espacio y la astronomía

Aunque las auroras son más visibles en la noche, su existencia se debe al sol. Al emitir enormes cantidades de luz y calor, el sol permite que exista toda la vida en la Tierra. El sol también envía corrientes de partículas cargadas desde su atmósfera superior al gran vacío del espacio. Estas partículas son simples, principalmente compuestas de protones, electrones e iones. Estas corrientes, que varían en velocidad, temperatura y densidad, se conocen como viento solar. Parte de él se dirige hacia la Tierra.

Al hacerlo, se topan con la magnetosfera del planeta, una región del espacio que rodea a nuestro planeta en oposición a los campos magnéticos del espacio interplanetario. La magnetosfera atrapa las partículas del viento solar, cambiándolas. En este lado de la Tierra y frente al sol, se comprimen, estirándose y energizándose en el cielo nocturno.

Siguiendo los patrones del campo magnético, los electrones energizados fluyen hacia los polos de la Tierra. Los iones y electrones en estas partículas están en constante movimiento, lo que Gallardo-Lacourt, miembro del Programa de Postdoctorado en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA describe como “rebotar”.

Aurora boreal en Alaska | Crédito: Senior Airman Joshua Strang

La densidad de la atmósfera terrestre es muy alta en comparación con el espacio exterior. La densidad pesa sobre los electrones, conducinedo a colisiones con átomos neutros. Cuando los electrones golpean estos átomos neutros, los átomos se energizan. “Al átomo neutral le gustaría liberar esa energía”, dice la doctora Gallardo-Lacourt, “y liberan esos fotones de energía. Producen luz, que son los colores que vemos”.

Los colores varían con lo que los átomos están golpeando los electrones. Pero como están en el cielo, el elemento principal que están golpeando es el oxígeno. Los fotones de energía de oxígeno producen luces verdes y rojas, dependiendo de su ubicación en la atmósfera. La “línea verde” está a 557 kilómetros  y la “línea roja” es aún mayor, a 630 kilómetros.

Las auroras tienen lugar en todo el mundo. No tener ninguna contaminación lumínica ayuda, y un cielo despejado amplía la posibilidad de ser visto. Las ciudades rurales de Finlandia, como Harriniva y Kilpisjärvi, son apuestas sólidas, especialmente para viajar a principios de primavera u otoño. También está Tromsø, Noruega, que presume a nivel turístico de tener la mayor probabilidad de ver la aurora boreal en el mundo. Incluso ofrecen el rastreo de las auroras en un camión 4WD.

También Escocia también recibe su parte justa de auroras durante el invierno. Conocidas como “Mirrie Dancers”, las auroras se pueden ver en regiones como Aberdeenshire, la Isla de Skye e incluso cerca de Glasgow si son fuertes. Galloway Forest Park en Estados Unidos también destaca, aunque Alaska se lleva la palma. También se ven en la región del desierto de Four Corners en Utah, Colorado, Nuevo México y Arizona.

Cabe destacar que las auroras boreales ocurren con mayor frecuencia durante el período conocido como máximo solar, la fase más intensa del ciclo solar o de manchas solares de 11 años.

Fuente | Popular Mechanics

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.