Entretenimiento

Los dos trucos de los chefs para cortar cebolla sin llorar

Dos trucos para cortar cebolla sin llorar

¿Quieres conocer los trucos definitivos para no llorar cortando cebolla? Aplicando estas dos claves podrás trocear cebollas de toda clase, color y tamaño sin que tus ojos se irriten o llenen de lágrimas.

Muchas recetas deliciosas requieren una porción de cebolla: salteados y revueltos, ensaladas, guisos, salsas, cremas, sopas, carnes, pescados y un largo etcétera. Este producto vegetal, tan abundante y típico en nuestra dieta mediterránea y cuyo uso se remonta a civilizaciones como la egipcia o la romana, destaca por ofrecer múltiples beneficios para nuestra salud: es buena para el corazón, el sistema nervioso y la circulación sanguínea, combate el envejecimiento, controla tu peso y previene el cáncer.

4 trucos para conseguir que un aguacate madure más rápido

Su principal inconveniente a la hora de cocinarla es que nos hace llorar cuando la cortamos. El motivo, revelado por un estudio japonés es que se libera una enzima llamada alinasa y una molécula llamada trans-(+)-S-(1-propenil)-L-cisteina sulfóxido. Ambos elementos reaccionan provocando que el último se transforme en un agente lacrimógeno conocido como sulfóxido de tiopropanal, que hace que nos escuezan los ojos y se nos salten las lágrimas en unos 30 segundos. Las más maduras son las más potentes en este aspecto.

Afortunadamente, existe una manera para no llorar al cortar cebolla, consistente en dos pequeños y sencillos trucos aportados por expertos como el chef Vincent Olivieri, Chef De Cuisine en Fairway Market y Fairway Café & Steakhouse. ¡Nunca volverás a irritarte troceando esta hortaliza!

Usa un cuchillo afilado para cortar la cebolla

“Cortar una cebolla con un cuchillo afilado no rompe las paredes celulares dentro de las membranas de la cebolla. “Un cuchillo sin filo provoca un corte más áspero, que a su vez libera más gases nocivos que causan que nuestros ojos se quemen”, revela el chef.

Este truco tiene sentido, ya que el uso de un cuchillo sin filo o poco afilado provoca que “caves” o cortes la verdura de forma más agresiva, liberando más cantidad del agente lacrimógeno que si lo cortases con un cuchillo más afilado. Por lo tanto, hazte con un cuchillo de buena calidad, afilado y polivante.

Ponte una toalla de papel húmeda alrededor del cuello

Mientras cortas la cebolla, pon una toalla de papel humedecida en la parte frontal de tu cuello. Según Vincent Olivieri, este truco sirve para “atrapar esos gases antes de que tengan tiempo de llegar a tus senos nasales”. 

Aprovecha para conocer los siete errores que cometes al cocinar pollo, cómo aprovechar el agua de cocer la pasta o cómo reducir las calorías del arroz a la mitad.

Fuente | Eat This

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.