Entretenimiento

El cambio climático está moviendo este restaurante de Italia a Suiza… literalmente

El cambio climático está moviendo este restaurante de Italia a Suiza... literalmente

Rifugio Guide del Cervino se trata de un bar y restaurante situado en la cima de la meseta Rosa, una cresta glacial en los Alpes italianos. Sin embargo, el cambio climático lo está moviendo inexorablemente hacia Suiza a medida que el glaciar sobre el que se asienta se derrite progresivamente.

Cuando hablamos de calentamiento global y cambio climático también lo hacemos de la triste agonía de los corales, de la pérdida de biodiversidad, de la octava extinción masiva de especies, de fenómenos extremos, brecha inexorable entre ricos y pobres o masivas oleadas de refugiados climáticos que buscarán nuevo hogar a mediados de este siglo.

Pero además de los movimientos y desapariciones de personas, animales y plantas, en algunos casos el cambio climático propiciará el desplazamiento literal de rincones como este restaurante situado en un rincón nevado de los Alpes: el deshielo del glaciar bajo sus pies lo está moviendo desde el lado italiano hacia la frontera con Suiza.

Cuando se construyó el Rifugio Guide del Cervino en 1984, estaba en el lado italiano de la frontera. Desde entonces, el cambio climático, acelerado por la ola de calor europea de 2003 que causó que los glaciares alpinos perdieran el 10% de su masa, ha llevado a los glaciares a retirarse hacia Suiza, aunque por el momento todavía se circunscribe al país mediterráneo con forma de bota. 

El cambio climático será mucho más letal que el coronavirus, advierte la ONU

El movimiento de este restaurante, que también funciona como albergue, implicaría muchos problemas para Lucio Trucco, su responsable y experimentado guía de montaña. Por ejemplo, en el caso de declararse que el restaurante se encuentra en Suiza, tendría que hacer algunos cambios importantes en sus cocinas, incluida la instalación de tomas de corriente suizas, diferentes a los enchufes italianos.

El Rifugio cuenta en la actualidad con 40 camas para huéspedes y es un destino popular para los escaladores que intentan el Breithorn (4,164 metros), vecino al Matterhorn en la frontera suiza. Eso sí, debido a las restricciones ligadas a la contención de la pandemia de coronavirus, en estos momentos se encuentra cerrado. Incluso con la progresiva reapertura de los bares, muchos expertos apuntan que cumplir el distanciamiento social en las estaciones de esquí puede resultar difícil de implementar.

En 2009, Italia y Suiza acordaron que su frontera debería ser móvil, cambiando para acomodar los cambios causados ​​por la fusión de los glaciares. Los movimientos se controlan mediante sensores GPS que permiten volver a dibujar el borde a medida que se mueve el hielo.

Otros fenómenos paralelos

Los Alpes no son, ni mucho menos, el único lugar del mundo afectado por el cambio climático: desde los años treinta, Louisiana ha visto desaparecer más de medio millón de hectáreas de su territorio costero bajo las olas debido a la subida del nivel del mar y la canalización del río Mississippi. Tal y como explica la ganadora del Pulitzer Elizabeth Kolbert en un artículo reciente para The New Yorker, “si Delaware o Rhode Island hubieran perdido tanto territorio, los Estados Unidos tendrían solo cuarenta y nueve estados. Cada hora y media, Louisiana arroja el terreno de otro campo de fútbol”.

La disminución de los glaciares es una de las demostraciones más visibles de los efectos del calentamiento global. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos dice que la cantidad de hielo perdido desde 1980 es equivalente a eliminar un corte de 24 metros de la parte superior de cada glaciar. Por su parte, el Himalaya pierde el equivalente anual a 3,2 millones de piscinas olímpicas debido al deshielo.

Indonesia también deberá cambiar su actual capital, Yakarta, porque se hunde debido al cambio climático: y no es la única: la extracción insostenible de agua, cambio de placas tectónicas y el agotamiento de los recursos hunden a Nueva Orleans, Venecia, Bangkok, Dhaka o Londres. Por su parte, Dubai ejemplifica un futuro asfixiante e irrespirable, la grave sequía de hace pocos años en Ciudad del Cabo es paradigma de las extremas consecuencias del calentamiento global y la dificultad de supervivencia para las poblaciones vulnerables, y el pasado verano se batieron todos los récords en el mercurio de los termómetros europeos.

Según científicos de la Universidad de Columbia, más de una sexta parte de la población mundial, particularmente en China, India y otros países asiáticos, dependen de los glaciares para beber y agua de riego. En la actualidad se calcula que las temperaturas globales han aumentado al menos 1°C por encima de los niveles preindustriales, y los expertos advierten que se necesitan medidas urgentes para frenar las emisiones. Un aumento por encima de 1,5°C hará que los glaciares en Asia se reduzcan en dos tercios a finales de siglo.

Fuente | World Economic Forum

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.