Tecnología

Oracle lleva la automatización a sus bases de datos transaccionales

Oracle Autonomous Transaction Processing puede soportar un complejo mix de transacciones de alto rendimiento, reporting, batch, IoT y desarrollos, ofreciendo análisis en tiempo real, personalización y detención del fraude.

Oracle cuenta ya con un millar de aplicaciones SaaS y unos 50 servicios empresariales entregables en formato PaaS e IaaS, soportando en total unas 55.000 millones de transacciones diarias. Se trata, como puede verse, de una fuerte apuesta por la nube como paradigma por defecto pero a la que le faltaba el toque dulce que aderezara la ecuación frente a rivales como SAP, IBM o AWS, máxime desde que esta última ha entrado a competir directamente en el coto cerrado de la firma roja: las bases de datos.

La tabla de salvación para Oracle llegó de la mano de Larry Ellison, fundador de la compañía y actual CTO, quien durante el pasado OpenWorld de San Francisco descubrió la primera base de datos autónoma del mundo. Una mezcla de inteligencia artificial y automatización de tareas que llegaba al corazón mismo de la revolución de la información.

Y, casi un año después, Oracle ha dado la punzada que faltaba para articular una propuesta que pueda dignarse a ser ganadora: llevar las capacidades autónomas al procesamiento transaccional. Así pues, y completando el servicio existente de Oracle Autonomous Data Warehouse, Oracle Autonomous Transaction Processing puede soportar un complejo mix de transacciones de alto rendimiento, reporting, batch, IoT y desarrollos, ofreciendo análisis en tiempo real, personalización y detención del fraude, así como parcheado automático de vulnerabilidades o la eliminación de las tareas clásicas de mantenimiento de BBDD.

Steve Daheb (Oracle): “Quizás negar la entrada en la nube era parte de nuestra estrategia”

Tradicionalmente, la creación de un sistema de gestión de bases de datos requería expertos que lo construyeran de forma personalizada, manteniendo una compleja pila de hadware y software. Oracle Autonomous Database emplea machine learning para proporcionar capacidades de autogestión, autosecurización y autoreparación con economías de escala y elasticidad en la nube. El servicio permite a los usuarios crear instantáneamente nuevas bases de datos autónomas y fácilmente convertir las bases de datos existentes, reduciendo los costes y el tiempo de disponibilidad en el mercado de forma significativa.

Autonomous Database admite la mayoría de las cargas de trabajo de misión crítica, incluida la infraestructura de alto rendimiento Exadata, clústeres de aplicaciones reales para escalamiento vertical transparente y tolerancia a fallos, Active Data Guard para recuperación de desastres y Online Data Evolution.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.